5 cosas que nos ha enseñado el CrossFit a las salas de fitness y 1 que ha aprendido.

Compártelo con tus compañeros!

No hace tantos años (o igual sí, uno empieza a estar un poco boomer) que la irrupción de los centros de CrossFit generó un gran debate y dudas entre los profesionales del momento, entre los que me incluyo: Actividad aparentemente lesiva, exceso de intensidad, ejercicios complejos y, sobre todo, una imagen de competición constante que no parecía coherente hace poco más de una década, en plena explosión del concepto wellness.

Sin embargo, una vez ya superada la moda, los centros ya no sólo oficiales, sino que, a modo de gimnasio garage, box o dentro de instalaciones más grandes, ofrecen esta filosofía de entrenamiento, siguen y de cada vez más con una porción de mercado.

Hoy prestaremos atención a una serie de elementos que dicha moda o imagen ha “contagiado” positivamente a lo que se hace en todas las salas y a las cuales debemos estar agradecidos.

Por supuesto, algunos de los que vas a leer tienen su raíz en la investigación del Entrenamiento orientado a la Salud y otros a la divulgación por internet y Redes Sociales que han crecido casi en paralelo a la actividad. Sin embargo, debemos entender en positivo el aporte de cualquier disciplina como es esta.

Las mujeres también entrenan fuerza.

Diría que es el factor más importante. Y es que el Entrenamiento de Fuerza en mujeres más allá del Alto Rendimiento o los casos específicos, ha pasado de ser un campo residual a algo de cada vez más común, ocupando el lugar que se merece.

La divulgación de la importancia del Entrenamiento de Fuerza, unido, sobre todo, a la ruptura de mitos tanto a nivel estético (una mujer con masa muscular parece un hombre) como incluso fisiológico (exceso de hipertrofia, problemas hormonales, etc.) han democratizado el acceso a salas de fuerza y que dejemos de ver como algo raro, por ejemplo, a una mujer haciendo Peso Muerto.

Técnica de ejercicios y movimientos complejos.

Aquí diría que hay un aprendizaje mutuo. La evolución y madurez de CrossFit como producto, buscando minimizar el riesgo de lesiones y mejorar los resultados entre sus clientes, hace que en sus boxes se haya pasado de ofrecer casi exclusivamente WODs (los entrenamientos del día con un carácter muy competitivo) a sesiones específicas de técnica, fuerza con movimientos más sencillos y, por supuesto, fases y trabajo de movilidad y relajación.

Eso sí, la integración del Peso Muerto, el resurgimiento de los Levantamientos Olímpicos o incluso de materiales de los que vamos a hablar más adelante como las kettlebells y la inquietud aprender a dominar de forma aplicada, eficiente y segura todas ellas, ha generado otra explosión en paralelo del interés colectivo por la biomecánica o la planificación del entrenamiento, por poner dos ejemplos.

Debemos reconocer que, a fecha de hoy, el conocimiento del entrenamiento por parte de los clientes ha mejorado exponencialmente, siendo incluso mayor que el que teníamos los propios instructores en décadas anteriores. Otra cosa es que cueste reconocerlo.

La importancia de ejercicios como el Peso Muerto.

Los más jóvenes no se lo creerán, pero hubo una época en la que el Peso Muerto estaba considerado uno de los ejercicios a evitar dentro de las salas de fitness. Y no, no hablo del siglo XVII ni nada por el estilo, es más, ya pagábamos las cuotas en euros.

A fecha de hoy, ya cualquier instalación que se precie ofrece, si no una actividad como CrossFit o similar, sí zonas denominadas “funcionales” (el término sí que ya es más discutible) con racks de fuerza, anillas, agarres para dominadas, etc. donde se ponen en práctica, y con grandes resultados, muchos elementos que a principios de este siglo estaban denostados.

Se puede estar fuerte y ser hábil.

La inclusión de elementos gimnásticos (muy antiguos por otra parte) ha hecho derribar otro mito respecto al concepto de “tronco” en las personas musculadas.

Por supuesto que toda persona que no entrene de forma adecuada la movilidad, la higiene postural y muchos otros elementos de la salud va a terminar con problemas de “flexibilidad” y estructurales, pero basta ver ya no a nivel competitivo (CrossFit Games, Spartan Race o incluso el televisivo Ninja Warriors) sino a nivel popular una notable mayor capacidad en cuanto a movilidad, propiocepción y/o coordinación conseguidos a partir de la forma en la que se entrena.

Lo importante es el instructor y no el material.

Junto al del Entrenamiento de Fuerza en mujer, este es el que más me gusta. Y es que tal vez, desde la instalación clásica, algo debemos aprender de centros que, con muchísimo menos material e infraestructura, mantienen con éxito instalaciones con tarifas mucho más altas que las que tenemos en un gimnasio o centro wellness, paradójicamente, con una oferta mucho mayor.

El dar valor a lo que se hace y cómo se hacen en lugar de la infraestructura y, por supuesto, la figura del instructor o “coach”, da ese valor real que, por supuesto, también se integra en el Entrenamiento Personal y que es el salvavidas de muchos profesionales que, con otras actividades más clásicas como el trabajo de monitor de sala o de Actividades Colectivas, tienen un panorama bastante más oscuro.

Y han aprendido que… La intensidad no lo es todo.

Y sí, también el propio usuario, fanático o profesional del CrossFit debe reconocer que la supervivencia de la marca viene de la evolución de la misma con elementos que en buena parte ya hemos expuesto en los puntos anteriores.

La capacidad de entender que entrenar cada día al límite, de la importancia de dosificar ciertos movimientos (como los “overhead”) o de potenciar otros (como los unilaterales, muy de lado en las primeras fases), así como no frivolizar con patologías como la incontinencia urinaria o cualquier tipo de lesión, son el factor fundamental por el cual siguen en pie dentro de cualquier ciudad y con muy buenas expectativas a corto, medio y largo plazo.

Personalmente, creo que estamos en un gran momento para aprender todos de todos, entender lo que hacen bien y no basarse a criticar tendencias, formas o marcas cuando en realidad el problema es que no las entendemos.

Facebook Comments
(Visited 607 times, 1 visits today)