Compártelo con tus compañeros!

Buenos días! No es la primera vez que hablamos de lesiones y crossfit, pero, dado el interés que suscita cada vez que hablamos al respecto, vamos a añadir unos cuantos detalles y estudios más 🙂
Son varios ya los estudios publicados haciendo referencia a los índices y niveles de lesión en crossfit, en los que vemos que, pese a tener una incidencia similar o incluso algo mayor que en otras actividades de sala (Keogh, 2017), es inferior a deportes de práctica social como el fútbol o el pádel cuando se comparan a nivel competitivo (Feito, 2020). Sin embargo, Larsen (2020) ha destacado que el índice de lesiones se dispara (más del doble) por número de horas practicadas entre sujetos noveles.
 
Feito (2018) revisó y clasifció estadísiticamente la proporción de lesiones clasificándola por articulaciones en el que vemos como la mayor cantidad de problemas están en el hombro (tal vez ese exceso de ejercicios “overhead” o por encima de la cabeza tengan bastante que ver, tal como ya hizo ver Hak en 2013; Weisenthal, 2014 o Grier, 2013) así como en la espalda (en estudios como el de Alekseiev, 2020, vemos como hay mayor índice en espalda respecto a hombro), algo bastante más obvio, con mayor hincapié (83%) a nivel lumbar (Hopkins, 2019). Además, Summitt (2016) indicó que dichas lesiones de hombro suelen corresponder en mayor medida al empeoramiento de otras previas del mismo usuario.
 
Además, aunque no sea un problema articular, Ferreira (2019) destacó la problemática generada a nivel de suelo pélvico, especialmente en mujeres, por la naturaleza de la actividad.
 
A nivel de cadera, Hopkins (2020) vio cómo esta articulación era especialmente sufrida en mujeres con el síndrome femoro-acetabular (34%), lesiones de isquiotibiales (11%), dolor no específico (11%), hernia (7%) y síndrome de la banda iliotibial (6%).
 
Por otro lado, creo que debemos empezar a madurar (o bueno, deberíamos haberlo madurado ya hace tiempo) la existencia de esta actividad para quedarse durante mucho tiempo en el sector y, dentro de esta maduración, diferenciar entre los que practican CrossFit como un deporte de competición, con los riesgos que este y cualquier otro entrañan y el que lo usa como filosofía, e incluso estética, de entrenamiento en cuanto a materiales, instalaciones, etc. para acabar realizando un entrenamiento combinado (concurrente como tanto se le llena a alguno la boca) de cardio fuerza y movilidad.
 
Además, creo que deberíamos añadir una serie de elementos a tener en cuenta a pie de calle:
 
  1. La actividad ha evolucionado y son muchos los centros que dedican sesiones completas a la técnica, entrenamiento de fuerza, etc. Además, a fecha de hoy ya está completamente integrado el concepto de progresión funcional en ejercicios y mucho mayor conocimiento de la biomecánica de ciertos movimientos. Eso sí, toda ayuda, programación, progresión paulatina y formación que se les de a los usuarios con menos experiencia es poca.
  2. Se ha aprendido a no ir al límite en cada sesión y ha aumentado la conciencia respecto al sobreentrenamiento.
  3. Sí puede existir un riesgo de lesión significativo en gente que venga “tocada”, especialmente de zonas como el hombro o la espalda baja.
  4. Por otro lado, existen muchos centros o entrenadores que ofrecen sesiones “tipo CrossFit” sin los conocimientos técnicos suficientes a la hora de corregir ejercicios, planificar y adaptar sesiones, etc.
 
REFERENCIAS:
Alekseyev, K., John, A., Malek, A., Lakdawala, M., Verma, N., Southall, C., … & Perez-Bravo, E. (2020). Identifying the Most Common CrossFit Injuries in a Variety of Athletes. Rehabilitation Process and Outcome9, 1179572719897069.
Feito, Y., Burrows, E. K., & Tabb, L. P. (2018). A 4-year analysis of the incidence of injuries among CrossFit-trained participants. Orthopaedic journal of sports medicine, 6(10), 2325967118803100.
Feito, Y., Burrows, E., Tabb, L., & Ciesielka, K. A. (2020). Breaking the myths of competition: a cross-sectional analysis of injuries among CrossFit trained participants. BMJ open sport & exercise medicine, 6(1), e000750.
Ferreira, L., & Melo, V. L. D. (2019). Prevalência de incontinência urinária de esforço em mulheres praticantes de crossfit. Fisioterapia-Pedra Branca.
Grier TCanham-Chervak MMcNulty VJones B. Extreme conditioning programs and injury risk in a US army brigade combat teamUS Army Med Dep J.2013;3647. PubMed
Hak PT , Hodzovic E , Hickey B . The nature and prevalence of injury during crossfit training. J Strength Cond Res 2013:1.doi:10.1519/JSC.0000000000000318
Hopkins, B. S., Cloney, M. B., Kesavabhotla, K., Yamaguchi, J., Smith, Z. A., Koski, T. R., … & Dahdaleh, N. S. (2019). Impact of CrossFit-related spinal injuries. Clinical journal of sport medicine, 29(6), 482-485.
Keogh, J. W., & Winwood, P. W. (2017). The epidemiology of injuries across the weight-training sports. Sports medicine47(3), 479-501.
Larsen, R. T., Hessner, A. L., Ishøi, L., Langberg, H., & Christensen, J. (2020). Injuries in Novice Participants during an Eight-Week Start up CrossFit Program—A Prospective Cohort Study. Sports8(2), 21.
Summitt, R. J., Cotton, R. A., Kays, A. C., & Slaven, E. J. (2016). Shoulder injuries in individuals who participate in CrossFit training. Sports health8(6), 541-546.
Weisenthal BMBeck CAMaloney MDDeHave KEGiordano BDInjury rate and patterns among CrossFit athletesAm J Sports Med.2014;2(4):2325967114531177. PubMed doi:10.1177/2325967114531177
Facebook Comments
(Visited 76 times, 1 visits today)