Compártelo con tus compañeros!

Muy recientemente, nuestro compañero y amigo de Valgo Investment, Manel Valcarce, ha visto publicada su tesis doctoral orientada a la gestión deportiva y a la relación entre adhesión a la Actividad Física y el uso de tecnología como aplicaciones.

Según el mismo “Los principales resultados nos indican que el modo de implementación y las funciones disponibles en las aplicaciones móviles de un centro fitness, influyen en su uso y descarga por parte de los usuarios. Aunque en una nueva o primera experiencia de uso, no se mejoran los niveles de adherencia, si se observan influencias sobre el tipo de actividades practicadas. A medida que el usuario tiene más experiencia y uso de la aplicación, se observan mayores influencias como el incremento del número de días de asistencia, el tiempo de permanencia en el centro, así como los niveles de práctica física tanto personales como en las actividades y espacios del centro.”

 

Obviamente, eludir el uso de tecnología portátil en estos últimos años sería cuanto menos, un acto de incosnciencia importante. Ya en la última década, la aparición de los móviles Smartphone a nivel masivo inició un camino en este sentido, que ha ido creciendo con el paso del tiempo en paralelo a la mejora de la capacidad y características de los terminales, así como una mejor conexión portátil a internet. Si bien a principios de la década vimos la irrupción de aplicaciones y pulseras que median la distancia y tiempo recorrido, el trazado de rutas y entrenamientos especialmente al aire libre o incluso la capacidad de poder tener un pulsómetro gracias a la cámara del móvil, hoy vemos como incluso ya cualquier mediana o gran instalación tiene su propia aplicación con la que los clientes pueden acceder a la reserva de sesiones, pago de cuotas e incluso tener recursos de entrenamiento en casa, muy socorridos durante este año por el confinamiento. Además, las empresas (ya sean las propias instalaciones o incluso grandes marcas de ropa, implementos o maquinaria que han decidido lanzar sus propias apps) buscan generar un elemento de fidelización del usuario, así como un mayor vínculo con los mismos. No hace tanto tiempo sería impensable que una cadena como Decathlon, por ejemplo, ofreciera clases virtuales a sus afiliados al Newsletter.

Aunque a modo personal (de servidor, no del autor de la tesis) creo que debe haber un importante efecto de retroalimentación entre la propia adhesión del usuario y el uso, por ejemplo, de la aplicación propia de la instalación (un poco lo del huevo y la gallina), también resulta de interés la explotación acertada de herramientas que nos pueden servir tanto a modo informativo del propio centro, informativo-educativo (ya hemos hablado en esta misma página la motivación existente en las primeras semanas en las que, por ejemplo, se calculan el número de pasos dados mediante una pulsera de actividad) o, por supuesto, con un componente interactivo y de gamificación.

El trabajo de tesis propuesto por Manel es prácticamente un manual para el uso de tecnología wearable aplicada a Instalaciones Deportivas, completamente aprovechable para gestores y/o Entrenadores Personales autónomos. Echadle un ojo.

Enlace a la tesis completa | LINK AQUÍ

Facebook Comments
(Visited 75 times, 1 visits today)