Compártelo con tus compañeros!

Ni, por desgracia, te puedes descargar por temporadas por el emule. Estas las tienes que hacer una a una y a veces sufriendo. Series, superseries, compuestas, clústers… e incluso todas las variantes que encontramos en cada una de ellas (sobre clústers hemos escrito en este mismo blog –LINK AQUÍ– y puedes comprobar que ciertamente son casi una ciencia por sí sóla).

En la clasificación dejamos de lado clasificaciones que pueden hacer referencia más bien a programaciones y planificaciones de entrenamiento, como por ejemplo puede ser el entrenamiento por pirámides (todo un clásico del culturismo) en el que aumenta o disminuye tanto la intensidad como el número de repeticiones entre series y serie.

Así que veamos qué es lo que nos podemos encontrar:

      1. Series convencionales. Son las convencionales y no vamos a parar demasiado en explicarlas.
      2. Súper series. Aquí siempre hemos encontrado cierta confusión en la nomenclatura (algo muy habitual cuando traducimos material sobre entrenamiento de un idioma a otro) y vamos como usamos el mismo término para varias cosas parecidas que en el fondo no son exactamente lo mismo, o algo bastante diferente incluso. Entendemos como súper serie a la combinación sin descanso (simplemente la transición del cambio de ejercicio) de 2 series de ejercicios diferentes. Eso, sí, existe una disparidad de criterio a la hora de diferenciarlas. Puede resultar muy útil cuando buscamos trabajo orientado a la acumulación de tensión mecánica (buscando un estímulo orientado a la hipertrofia, por ejemplo) o, simplemente, con usuarios que tengan poca disposición de tiempo.
        1. La mayoría de especialistas citarán únicamente como súper serie a aquella que sale de la composición de un ejercicio con otro de su movimiento antagónico (por ejemplo, flexión y extensión de codo).
        2. Por otro lado, se habla de serie compuesta cuando se realizan dos ejercicios de patrones de movimiento o grupos musculares iguales o de la misma zona (por ejemplo, sentadilla y zancada) o incluso del mismo patrón de movimiento en diferentes posiciones o circunstancias (sentadilla con prensa de pierna).
        3. Incluso también se habla de serie complementaria cuando combinamos un ejercicio multiarticular con uno que tenga como objetivo trabajar uno de sus músculos auxiliares (por ejemplo, press banca con ejercicios de tríceps). Incluso en esta podemos diferenciar entre series pre-fatiga y post-fatiga.
        4. Por último, hablaríamos simplemente de hacer dos series seguidas de ejercicios en grupos musculares que no tengan nada que ver (mismo sentadilla combinado con push-ups).
      3. Tri-series. Hace referencia al mismo criterio que las súper-series, pero simplemente trabajando con un número de 3 ejercicios. También podemos hablar de series gigantes cuando el número es mayor a 3. Cuando hacemos tri-series o gigantes implicando la práctica mayoría del cuerpo, ya podríamos discutir si estamos hablando de nuevo de una clasificación de series o directamente de un circuito de los denominados (aunque habría que matizar esto) “orientación metabólica”.
      4. Series cronometradas. Son las que incluyen el tiempo como elemento característico de las mismas, siendo muy habituales en circuitos funcionales e intensivos. Sin embargo, también debemos diferenciar algunos matices en series denominadas “cronometradas” y que no son exactamente iguales:
          1. Diferenciando tiempo de trabajo y de descanso. Por ejemplo, 30″ de remo en TRX y 30″ de recuperación.
          2. Que incluyen un número de repeticiones en un tiempo determinado siendo el sobrante el descanso que tienen los participantes. Por ejemplo, 15 repeticiones de remo en TRX en 1′. Cuando acabas, esperas a que pase el minuto para empezar la siguiente serie o ejercicio.
      5. Series en escalera u oleaje. Combinación de diferentes ejercicios (serie gigante) con un número de repeticiones por bloque que puede ser ascendente o descendente, bastante habitual en entrenamientos realizados con material “funcional” como kettlebells, sacos, etc. Por ejemplo, un bloque de 5 ejercicios: Sentadilla, Push-Up, Peso Muerto, Dominada, Zancada a 10-9-8-7-6-5-4-3-2-1 ó 1-2-3-4-5-6-7-8-9-10 repeticiones por ejercicio. También la progresión y regresión puede ser en números diferentes a 1.
      6. Clusters. Son las series que incluyen descansos entre repeticiones o bloques de repeticiones de menor duración al descanso inter-series convencional. Aunque las mismas de forma clásica se han utilizado en entrenamientos de Fuerza Máxima o resistencia a las altas intensidades, en los últimos tiempos se ha encontrado que también pueden resultar útiles en entrenamientos orientados a la hipertrofia, ya que estos microdescansos nos permiten aumentar la tensión mecánica.
      7. Drop sets. Uno de los clásicos del culturismo que siguen funcionando hoy día. En un drop-set lo que hacemos básicamente es comenzar con un peso concreto e ir bajándolo en porcentajes parciales cuando empieza a asomar la fatiga. El objetivo del mismo es aumentar al máximo posible precisamente ese trabajo en fatiga, siendo un recurso habitual en el entrenamiento de hipertrofia como ya hemos dicho, tanto clásica como más contemporánea.
      8. Series con repeticiones parciales o “burning series”. Son aquellas en las que en una parte determinada de la serie (muchas veces al final) se busca un trabajo con recorrido parcial y concreto buscando el máximo estímulo muscular posible. Tanto puede ser buscar el rango más difícil en las primeras repeticiones como el más fácil en las últimas para así aumentar el número de repeticiones total.

Por supuesto que la nomenclatura de la series ha ido cambiando según criterios de autores y tiempos que corren, pero esperamos que esta, cuanto menos, te haya podido aportar algo. Muchas gracias por leernos!

Facebook Comments
(Visited 62 times, 1 visits today)