¿Qué aleja a las mujeres de entrenar fuerza a fecha de hoy?

Compártelo con tus compañeros!

Creo que uno de los mejores, sino el mejor, avance cualitativo en materia de fitness en los últimos años ha sido la integración del entrenamiento de fuerza (o neuromuscular) como una recomendación o casi obligación vital para cualquier tipo de población independientemente de género, edad o estado de salud y/o Condición Física. Sin embargo, hay que entender que todavía a fecha de hoy y pese a los avances obtenidos (basta ver a fecha de hoy el número creciente de mujeres practicantes de actividades como CrossFit, que según Glassman hace claramente mayor incidencia en un físico atlético respecto a uno exclusivamente musculado) aún falta mucho en este aspecto debido a la gran cantidad de prejuicios creados al respecto, incluso por supuestos “especialistas” en materia de ejercicio, como puede ser el desarrollo de un físico excesivamente masculino lo que impulsaba a las mujeres a  hacer exclusivamente cardio incluso ya entrados en este siglo (Dworkin).

Kiara Lowery se ha hecho eco de ello, usando dicho planteamiento para la elaboración de su tesis “Where Are The Ladies: The Social and Cultural Reasons Why Women Still Shy Away From Weights in 2018”, partiendo de su propia situación personal y comprobando como, incluso a nivel estadístico (O’Connor, 2010) incluso en individuos jóvenes el número de hombres que realizaban algún tipo de entrenamiento con cargas prácticamente doblaba al de mujeres.

Hay que entender que existen una serie de prejuicios culturales incluso desde las propias mujeres, tal y como indica el estudio de Salvatore, que contempla que las mujeres esquivaban ejercicios como el Press Banca el orientar sus objetivos en la pérdida (supuestamente “quemar”) grasa respecto a la ganancia de tejido muscular.Pero es que incluso en la tesis de Lowery, realizada en Texas el pasado 2018 y publicada esta misma semana, “El 54.55% de las estudiantes que están de acuerdo en que “levantar pesas es masculino” también está de acuerdo en que “las palabras” levantamiento de pesas “y” feminidad “son contradictorias”, en comparación con el 11.79% de las estudiantes que no están de acuerdo en que el levantamiento de pesas es masculino”, El mismo estudio recoge incluso que las propias mujeres, aún teniendo experiencia de varios años en entrenamiento, siguen pensando mayoritariamente que el cardio es la mejor opción para mejorar la composición corporal.

Además, debemos tener en cuenta que:

  • Los niveles hormonales y estructurales propios de la mujer hacen prácticamente imposible que tomen un aspecto masculino simplemente por el entrenamiento de fuerza.
  • El mismo ofrece una serie de beneficios importantísimos para elementos tan aparentemente distantes que van desde el control de la composición corporal hasta la prevención de la osteoporosis.
  • Además, las mismas orientaciones del entrenamiento pueden ir enfocadas a fuerza y potencia en lugar de la hipertrofia.

Pese a que existen unas mejores evidentes en las recomendaciones de entrenamiento orientado a todos los públicos en general y a la mujer en particular, siguen existiendo todavía a fecha de hoy una serie de prejuicios y creencias sobre las que los especialistas a todos los niveles deben seguir trabajando.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Dworkin, Shari L. “‘HOLDING BACK’: NEGOTIATING A GLASS CEILING ON WOMEN’S MUSCULAR STRENGTH.” Sociological Perspectives, vol. 44, no. 3, 2001, pp. 333–50. JSTOR, doi:10.1525/sop.2001.44.3.333.
  • Glassman, Greg. “What Is CrossFit?” CrossFit Journal, http://journal.crossfit.com/2004/03/what-is-crossfit-mar-04-cfj.tpl. Accessed 13 Mar. 2019.
  • Lowery, K (2018). “Where Are The Ladies: The Social and Cultural Reasons Why Women Still Shy Away From Weights in 2018” (LINK)
  • O’Connor, Patrick J., et al. “Mental Health Benefits of Strength Training in Adults.” American Journal of Lifestyle Medicine, vol. 4, no. 5, Sept. 2010, pp. 377–96. Crossref, doi:10.1177/1559827610368771.
  • Salvatore, Jessica, and Jeanne Marecek. “Gender in the Gym: Evaluation Concerns as Barriers to Women’s Weight Lifting.” Sex Roles, vol. 63, no. 7–8, Oct. 2010, pp. 556–67. Crossref, doi:10.1007/s11199-010-9800-8.
Facebook Comments
(Visited 66 times, 1 visits today)