Compártelo con tus compañeros!

Se habla mucho del entorno hormonal y sus estímulos de forma natural, especialmente cuando se busca la hipertrofia. Si os parece, hacemos una revisión rápida de algunos factores de interés al respecto:

– Hormonas más importantes a favor: Hormona de Crecimiento, Testosterona, Insulina/IGF-1
– Hormonas más importantes en contra: Cortisol (ojo), Estrógenos, Aromatasas (ojo2) e Insulina (ojo3).

Sí que antes de nada debemos ser honestos y no sobrevalorar algunos aspectos como la elección de los ejercicios, duración de los entrenamientos, etc. a los cuales, aunque importantes, se le han asignado efectos casi milagrosos Pero al lío.

1) Es cierto que la Hormona de Crecimiento responde mejor ante entrenamientos de intensidad (HIIT, fuerza cargas elevadas, ejercicios multiarticulares especialmente de Tren Inferior), ciertos tipos de suplementación con aminoácidos, etc., pero en este caso la calidad del descanso toma un protagonismo importante. El dormir 7-8 horas (o incluso más en ciertos casos), no ingerir estimulantes las horas antes de sueño e incluso evitar también hidratos simples, etc. y, sobre todo, no sobreentrenar… Por qué?
2) Aquí viene la primera dualidad que hemos dicho antes: El Cortisol. Y es que el mismo de forma aguda se generará de forma lógica ante un estímulo precisamente de un entrenamiento de intensidad. ¿Dónde está el problema con el Cortisol entonces? Cuando se genera de forma crónica, tanto por estrés (profesional, familiar, personal..) como por otros aspectos como pueden ser el sobreentrenamiento e incluso la dieta.
3) La Testosterona tampoco la vamos a descubrir ahora, pero sí aportar una curiosidad: Las Aromatasas son unas enzimas que nos van a hacer la jugada de “convertir” la testosterona en estrógeno, cosa que no nos interesa más bien nada a la hora de hipertrofiar y que sucede en personas con obesidad mórbida, ciertas enfermedades como el cáncer o como efecto secundario de los ciclos de doping en culturistas, de ahí a que igual has oído que también deban tomar inhibidores de aromatasa.
4) Insulina y Factor de Crecimiento Insulínico 1. Otro monstruo hormonal al estilo Dr. Jekyll y Mr. Hyde que se puede convertir en amigo o enemigo. Dicho de forma superficial (y con falta de rigor tal vez para los más puristas) digamos que es la hormona anabólica por excelencia… Para bien o para mal. ¿Qué queremos decir con esto? Pues simplemente que el estímulo de la Insulina en un entorno “sano” (dieta, descanso, etc.) ayudará a generar tejido muscular, mientras que un estímulo de la Insulina basado en el consumo de hidratos rápidos (dulces) precisamente potenciará la acumulación de tejido graso, y de paso, desequilibrios en el resto de hormonas.

Por último, comentar también que todo ello tiene un último factor que casi es el más importante: La personalización. Encontraremos personas que tendrán mayor o menor sensibilidad a la insulina, que responderán mejor ante el descanso o que incluso les afectará más o menos la hora del entrenamiento.

Que la fuerza (y la hipertrofia) te acompañe 

Facebook Comments
(Visited 147 times, 1 visits today)