Hasta qué punto puede influir el tacto en la alimentación.

Compártelo con tus compañeros!

TDAH PROBLEMAS ALIMENTACION

Existen tanto casos concretos (que se pueden alargar hasta la edad adulta) o fases de la infancia (principalmente entre los 4 y 8 años) en los que los niños se pueden llegar a convertir en todo un problema al rechazar de forma regular ciertos alimentos, en ocasiones llegado a aceptar sólo una serie de alimentos muy concretos y dejando de lado, por ejemplo, el probar nuevos alimientos, bajo un síndrome que en inglés se ha bautizado como “food neophobia” (Dovey, 2008), elemento especialmente habitual entre los 3.5 y los 5.5 años, pero parece ser que tiene una derivación proporcional en la época adulta (Nicklaus et al, 2005). Este hecho además se pronuncia cuando el consumo se deriva a alimentos como la fruta y la verdura.

Melocoton-de-calanda1_product_imageLos mismos no son rehusados únicamente por su sabor, sino también por otros elementos como el olor, el tacto, la temperatura e incluso diferentes “experiencias” relacionadas con sonidos o regalos-obsequio por citar dos de los elementos más trabajados a nivel publicitario. Por otro lado, podemos comprobar como este hecho es aprovechado en las últimas tendencias de cocina actual, experimentando con texturas como espumas o esferificaciones.

Pues bien, el estudio realizado en 2015 por Nederkoorn y equipo parece evidenciar que existe un relación directa entre la sensación del tacto y el rechazo de ciertos alimentos entre niños de 4 y 7,.5 años de edad, probablemente influenciado por el desarrollo físico y, sobre todo, dental, del niño. Cabe considerar que ciertos alimentos, por texturas o sensación al tacto (de forma rápida, se me ocurre un melocotón y su piel con cierta “pelusa”, como un ejemplo rápido), serán bastante difíciles de ser aceptados por buena parte de la población infantil, por lo que habrá que buscar alternativas, tanto en los alimentos en sí como en sus preparaciones, que resulten saludables.

Referencias:

  • Dovey, T. M., Staples, P. A., Gibson, E. L., & Halford, J. C. (2008). Food neophobia and ‘picky/fussy’eating in children: a review. Appetite, 50(2), 181-193.
  • Nederkoorn, C., Jansen, A., & Havermans, R. C. (2015). Feel your food. The influence of tactile sensitivity on picky eating in children. Appetite, 84, 7-10.
  • Nicklaus, S., Boggio, V., Chabanet, C., & Issanchou, S. (2005). A prospective study of food variety seeking in childhood, adolescence and early adult life. Appetite, 44(3), 289-297.
(Visited 35 times, 1 visits today)