Características en personas con dolor lumbar

Compártelo con tus compañeros!

15338804_1208690259221799_485940899604427723_n

Por: Lucía Guerrero. LINK

  • Las personas con dolor lumbar (DL) sea crónico o recurrente han manifestado de forma variable un aumento en la rigidez del tronco, peor capacidad propioceptiva, patrones alterados en la activación de la musculatura del tronco y disfunción postural.
  • El óptimo patrón de activación abarca el timing y el nivel de actividad de dicha musculatura. Se ha planteado la hipótesis de que los cambios en los patrones de reclutamiento muscular son una compensación de la inestabilidad del raquis resultante de las modificaciones en las estructuras pasivas y/o activas bajo la coordinación del SN.
  • Para abordar las alteraciones de la marcha en sujetos con DL como parte del programa de entrenamiento, es necesario que la naturaleza de estos cambios y su asociación con otros factores como la velocidad de la marcha y la intensidad del dolor estén claros.
  • El pequeño número de estudios disponibles para su revisión (y con limitaciones…) enfatiza la limitada base de conocimientos sobre las alteraciones en los patrones de activación de estos sujetos.
  • Esta evidencia limitada sugiere que la actividad de la musculatura erector espinal (ES) es mayor en sujetos con DL en comparación con el grupo control durante la marcha. Una posible explicación de este aumento podría ser el papel del ES en el control de los movimientos de la columna vertebral. Según algunos autores, el aumento de la actividad ES puede ser una estrategia protectora para compensar la inestabilidad del raquis. Otros que estos mecanismos compensatorios pondrán una demanda excesiva sobre los músculos superficiales, dando lugar a micromovimientos que predisponen a la vigilancia, alerta y generan un alto estrés en el raquis.
  • Se ha sugerido que la inestabilidad de la columna vertebral puede ser un componente principal en el DL crónico, por lo que el aumento de la actividad de los músculos del tronco podría considerarse como una adaptación funcional mediante el aumento de su rigidez para hacer frente a desafíos inesperados, hacia la mejora de la estabilidad en estos sujetos (Reestabilización en la cascada degenerativa). Desde un punto de vista anatómico, ES y musculatura del recto abdominal (RA) funcionan como antagonistas. Por lo tanto, podría ser la hipótesis que el movimiento de la columna vertebral en el plano sagital están controlados por los músculos ES y RA. Como tal, el aumento de co-activación de los músculos ES y RA puede servir para controlar el movimiento del raquis.
  • En otro estudio del mismo autor, se comprobó la capacidad de los sujetos con DL para adaptar sus patrones de reclutamiento muscular a las alteraciones inesperadas en la velocidad del caminar. Las conclusiones de este estudio sugieren que las personas con DL tienen dificultades para adaptar la actividad del ES a los cambios en la velocidad. En sujetos con DL, la cronicidad del dolor deteriora el comportamiento anticipatorio. Tiempos de reacción más lentos y menores ajustes al movimiento se observan en respuesta a las perturbaciones experimentadas. Los sujetos con DL intentan aumentar el control sobre sus movimientos caminando más lentamente y con precaución, creando así un mayor margen de seguridad para hacer frente a cualquier perturbación inesperada durante la marcha. El concepto de estabilidad debe considerarse con cautela ya que se ha utilizado de forma variable en la literatura.

Ojo clínico, no perdamos la esencia, el saber “qué es entrenar”, la diferencia entre movimiento y ejercicio, la toma de decisiones en cada uno de los procesos operativos, y que la selección de los ejercicios no es el primer elemento a manipular…

Facebook Comments
(Visited 54 times, 1 visits today)