Compártelo con tus compañeros!

UEstigmatizacionna de las cuestiones que más comentamos a la hora de hablar de las habilidades emocionales del entrenador es su supuesta “empatía”, una habilidad sumamente compleja, que requiere un conocimiento de diversas situaciones y sensaciones, así como cierta intuición y que todos pensamos dominar. Nada más lejos de la realidad.

Es habitual ver como incluso entrenadores (más allá de los shows de TV tipo “Sálvame” en España o el conocido “The Biggest Loser” en Estados Unidos) intentan supuestamente motivar a las personas que quieren perder peso precisamente incidiendo en el problema en sí pero… ¿Es esa la forma de conseguir el resultado? La tesis “Obesity in Socienty: The Importance of Perception” toca, entre otros, este aspecto, recogiendo más de 60 referencias previas sobre aspectos sociales.

A partir de ahí podemos recoger que:

– Se percibe la obesidad con unas connotaciones negativas de vaguería, pereza o falta de disciplina (Hilbert, Rief & Braehler, 2008). Además, destaca también la influencia de la televisión sobre otros medios (Latner, Rosewall & Simmonds, 2007).
– Se generan procesos de discriminación que repercuten de forma psicológica y fisiológica al bienestar del obeso, generando mayores riesgos de depresión, baja autoestima, ansiedad e incluso suicidio (Puhl & Heuer, 2009) incluso de forma tangible, incrementando los niveles de cortisol (Puhl & Brownell, 2014)
– En ciertas poblaciones, EL RECHAZO SOCIAL DEL OBESO SUPERA A OTRAS COSTUMBRES XENOFÓBICAS COMO LA HOMOFOBIA O EL RACISMO.
– Schvey, Puhl y Brownell demostraron en 2011 que LA PERSONA CON SOBREPESO, al estar expuesto a la estigmatización del mismo, TIENDE A CONSUMIR MÁS CALORÍAS DE FORMA IMPULSIVA Y, ADEMÁS, PROCEDENTES DE SNACKS.

Por tanto, debemos tener muy en cuenta que el trabajo con un cliente obeso por supuesto no debe incluir un trato que favorezca el victimismo del cliente, pero sí que debe evitar ciertas actitudes y supuestos estímulos de “castigo” que lo que hacen, en lugar de solucionar el problema, es potenciarlo.

REFERENCIAS:
– Tesis: http://trace.tennessee.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=4968&context=utk_gradthes
– Hilbert, A., Rief, W., & Braehler, E. (2008). Stigmatizing Attitudes Toward Obesity in a
Representative Population‐based Sample. Obesity, 16(7), 1529-1534.
– Latner, J. D., Rosewall, J. K., & Simmonds, M. B. (2007). Childhood obesity stigma: association with television, videogame, and magazine exposure. Body Image, 4(2), 147-155.
– Puhl, R. M., & Heuer, C. A. (2009). The stigma of obesity: a review and update. Obesity, 17(5),
941-964
– Schvey, N. A., Puhl, R. M., & Brownell, K. D. (2011). The impact of weight stigma on caloric
consumption. Obesity, 19(10), 1957-1962

Facebook Comments
(Visited 52 times, 1 visits today)