Hoy analizamos un estudio que nos ha llegado esta misma semana (el sábado) y que sale en cierto modo de los contenidos habituales más científicos que publicamos en el blog, pero que hemos creído harto interesante:

Según el resumen del mismo (abstract) se cita que “El presente estudio pretende explorar la construcción de la identidad relacionada a estilos de vida en la red social Instragram, caso influencers vida saludable categoría Cultura CrossFit, a partir de bases teóricas representativas traducidas en sociedad de la transparencia, vida digital, narcisismo, la noción del self, identidad virtual y comunidades online, que permiten la comprensión de los nuevos procesos comunicacionales en la sociedad digital dentro del contexto contemporáneo. La investigación tiene un enfoque cuantitativo de marco exploratorio – descriptivo, se aplica la técnica de análisis de contenido sobre una muestra de 330 comentarios de tres influencers CrossFit: uno a nivel local, uno regional y uno internacional, escogidos mediante la herramienta DeepSocial. Los resultados dan cuenta de que las prácticas discursivas predominantes, en el interior de las comunidades virtuales CrossFit, hacen referencia a la categorización Auto – dirigidas confirmatorias, pero también valoran las categorías Dirigidas a la comunidad confirmatorias donde se evidencia que el discurso ratifica las dinámicas del estilo de vida en la interacción y a su vez, promueve los sentidos de pertenencia y representación de los seguidores en sus cotidianidades.”

En Instagram encontramos una serie de aspectos relacionados con el consumo del mismo que resultan muy próximos a las características tanto del aficionado como incluso del profesional del fitness:

  • Mayoría de usuarios registrados menores de 35 años. A partir de esta edad se genera un descenso muy acusado tanto del número de cuentas como del consumo en la red.
  • Interés por estilos de vida saludable, especialmente los relacionados con la imagen física. Además, según Castells, estos intereses pueden hacer que se creen a modo de realidad construida paralela una especie de sub-sociedad en este entorno concreto a modo de “tribalización”
  • Seguimiento masivo a usuarios (los “influencers”, vamos). Además, los mismos responden en la mayoría de casos a una serie de conductas muy concretas tanto por los ya establecidos como por las personas que buscan este estatus, que pueden ir desde la creación de hashtags específicos (ej. “likes for likes”) hasta técnicas de dudoso calado que van desde el uso de aplicaciones o servicios de compra de likes y seguidores ficticios o seguir usuarios buscando una reciprocidad, para luego borrarlos.

Esto ha dado a pie a la aparición de “falsos influencers” o influencers con un menor valor. Las empresas han tenido que evolucionar la forma de elegir a sus propios influencers por este hecho, pasando a basarse ahora en otros elementos como el engagement (número de comentarios, interacción, likes, etc de usuarios reales). De hecho, el propio estudio de Suárez ha encontrado un engagement sospechoso en una de las 3 influencers analizadas.

Los objetivos o motivaciones para ser influencers van desde el obtener una remuneración económica o en especie de su contenido (monetización) relacionado con estilo de vida dada la influencia de dicho usuario sobre sus seguidores (Ghorbanali) a, simplemente, tener la percepción de una mayor aceptación social. Este fenómeno ha dado pie tanto a libros (LINK) como incluso formaciones a nivel universitario (LINK).

  • A su vez, una influencia muy importante del denominado “sentimiento de pertenencia”, es decir, la modificación o generación de conductas con el objetivo de integrarse dentro de un grupo o tendencia. Esto puede ser uno de los factores más condicionantes a la hora de publicar contenido en la red (parte, unido a otras cosas, de lo que entendemos como postureo en redes), lo cual genera un posteo de contenidos y expresión que en realidad ni es impulsivo ni corresponde a la personalidad real del usuario, sino a elementos que llegan a ser estratégicos al buscar un número lo más elevado posible de “me gustas” y seguidores.

Resulta hasta curioso para personas no habituadas al entorno ver como muchos de los influencers en Instagram en realidad no aportan un valor concreto a sus publicaciones, sino que buscan confirmación social y apoyo emocional.

Una de las conclusiones más llamativas del estudio de 3 influencers consiste en: “Después de haber tabulado los resultados de la ficha de categorización de comentarios, se visualiza que los seguidores de cada influencer del estilo de vida saludable Cultura CrossFit marcan más importancia en las prácticas discursivas Auto-dirigidas Confirmatorias especialmente en las subcategorías “Evalúan y se relacionan” y en “Buscan confirmación y apoyo emocional” que se dan en los tres casos de influencers analizados. Es relevante mencionar que esta última sub-categoría tiene mayor porcentaje. Del mismo modo, en las prácticas Auto-dirigidas Desafiantes se observa que en las dos subcategorías: “Revisan creencias” y “Desarrollan un estilo de persona”, los porcentajes son similares entre ambos poniendo en manifiesto que existe noción de un estilo de vida que es considerado por una comunidad.”

Según Han (2013) “: “En la sociedad expuesta, cada sujeto es su propio objeto de publicidad. Todo se mide en su valor de exposición. La sociedad expuesta es una sociedad pornográfica. Todo está vuelto hacia fuera, descubierto, despojado, desvestido y expuesto”. Aunque pueda sonar duro, esto genera en ciertos casos la aparición de una Identidad Virtual del individuo (Ortiz, 2014) que puede llegar a resultar muy diferente a la vida real del mismo y que incluso puede llegar a ser diferente entre las propias Redes Sociales, ya sea por segmentación de intereses como por búsqueda de esa identidad propia.

Esto puede dar a su vez pie a una serie de conductas, algunas corresponderán de forma más coherente a desarrollar de la manera más eficiente posible una Red Social, mientras que otras podrán llegar a ser patológicas:

  • Adecuación de los contenidos, expresión, enfoque, interacciones, etc a una actividad concreta. Tal vez este sea el criterio que responda más a la lógica o simplemente a desarrollar herramientas de marketing como pueden ser la segmentación (orientada, por ejemplo, con los hashtags). Además, resulta obvio pensar que existirán un perfil de contenidos que ayudarán más a la interacción con los usuarios o seguidores de la red, conocida con el nombre de engagement y que puede responder, según Nuñez (2018), a reacciones relacionadas con el cerebro reptiliano, despertando las sensaciones más primitivas, que pueden ir desde la supervivencia al acto sexual. Algunos de los instintos más relacionados con dicho engagement son: Inclusión de comida en las imágenes, sensación de peligro, provocación, el movimiento humano, enseñar el rostro.

Los hashtags más comunes encontrados en el estudio son: #fitness, #crossfit, #crossfitgames2018, #bemorehuman (hashtag que puede resultar hasta paradójico), #reebok (respondiendo O NO a patrocinios), #reebokwomen, #spartanwomen, #spartanracer. Por otro lado, también encontramos menciones constantes en sus publicaciones tanto a otros usuarios como a lugares en los que han estado.

  • Conversión de una actividad a un estilo de vida: En los últimos años ha destacado la evolución del CrossFit partiendo de una actividad atlética a modo de deporte o competición hasta convertirse en un estilo de vida (Kalin, 2017).
  • Narcisismo: Según Lipovetsky se habla de una serie de procesos (en el caso de Instagram basados en contenido virtual como fotos, vídeos y textos) con el objetivo de “seducir” a una serie de usuarios que por el motivo que sea buscan perfiles con dichas características. Esto no es exclusivo de una Red Social concreta, dado que en Twitter podríamos hablar de un narcisismo político-social, en Linkedin uno de tipo más profesional o en Instagram hacia un perfil más de imagen y estética.

El propio estudio publicado por Suárez & Solange detecta una serie de características en la publicación de contenido:

  1. Los influencers declaran su profesión en la biografía.
  2. Las unidades de análisis coinciden al señalar su estilo de vida en su biografía
  3. Muestran emoticones, signos y puntuación en su biografía.
  4. Las tres tienen semejanza al mostrar frases en español e inglés que evoquen al estilo de vida.

De todo ello se extrae una de las conclusiones más duras del estudio: Las publicaciones de los tres influencers reconocen y dan cuenta de una sociedad de la transparencia donde algo tiene valor cuando es visto y expuesto (Han, 2013), ya que al mostrarse se va evidenciando un valor estético que es compartido con sus seguidores y es retroalimentado con un “me gusta” en las redes sociales. Estos posts hacen una exposición que permite mostrar el cuerpo, haciendo publicidad de sí mismos (Han, 2013), ya que la naturaleza del estilo de vida CrossFit admite una necesidad de proponer ideales de belleza y de lo que es tener un buen estado físico. Por tanto, dicha necesidad contemporánea es el resultado de las publicaciones donde todo lo que sea visto y transparentado corresponde a las dinámicas relacionadas al estilo que define a los usuarios frente a sus comunidades.

(…) Las publicaciones de los usuarios y los comentarios de las comunidades de consumo CrossFit promueven la acción de “socializar” en relación a “mostrar el cuerpo” según las creencias y valores arraigados en los parámetros de entrenamiento, alimentación, disciplina, constancia para llegar a un aspecto físico determinado.

Una simple búsqueda en Google manifiesta la cantidad de servicios de compra de seguidores y likes en Instagram.

 

El estudio: Suárez, P., & Solange, P. (2018). Construcción de identidad relacionada a estilos de vida en la red social Instagram. Caso Influencers vida saludable categoría Cultura CrossFit (Master’s thesis, Universidad Casa Grande. Departamento de Posgrado).

REFERENCIAS:

  • Castelló, A., & Del Pino, C. (2015). La comunicación publicitaria con influencers. REDMARKA. Revista Digital de Marketing Aplicado, 25
  • De Veirman, M., Cauberghe, V., & Hudders, L. (2017). Marketing through Instagram influencers: the impact of number of followers and product divergence on brand attitude. International Journal of Advertising, 36(5), 798-828.
  • Ghorbanali Saboktakin, R., & Mohammadreza, S. (31 de March de 2015). Study of the role od identity in lifestyle and consumption. Journal of Applied Environmental., 5(5S), 14-21.
  • Han, B.-C. (2013). La sociedad de la transparencia. . Herder
  • Kalin, F. (19 de 2 de 2017). Nosotros hacemos CrossFit: etnografías sobre identidades deportivas Educación Física y Ciencia, , . (E. M. Académica., Productor) Recuperado el mayo de 2018, de http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.8348/pr.8348.pdf
  • Lipovetsky, G. (1986). La Era del Vacío. . Editorial Anagrama
  • Ortiz, G., Mar, C., León López, C. V., & Vélez Díaz, D. (2014). Construcción de identidad de los y las jóvenes en las redes virtuales (Bachelor’s thesis, Universidad Piloto de Colombia).
  • Renau, V., Oberst, U., & Carbonell, X. (2013). Construcción de la identidad a través de las redes sociales online: una mirada desde el construccionismo.

ONLINE:

¿Cómo conseguir un mayor engagement en redes sociales con psicología?

La variabilidad de la Frecuencia Cardíaca (HRV) se ha convertido en apenas un par de años en uno de los elementos más sorprendentes tanto en su propio concepto en sí como en las aplicaciones directas que tiene en el campo de la Actividad Física. Sin embargo (empezando por propiamente un servidor) tampoco acaba de quedar muy clara la aplicación ni la forma de utilizar la misma con nuestros clientes, por lo que hemos optado por contar con la colaboración de Adam Virgile y la traducción de un blog de gran calidad que realizó hace apenas unos días.

Post Original: ShakeBot

VARIABILIDAD DE LA FRECUENCIA CARDÍACA (VFC) EN EL DEPORTE: UNA REVISIÓN DE LA INVESTIGACIÓN

La mayoría de los atletas y profesionales de ciencias del deporte entienden la importancia de la recuperación después del ejercicio, que se define como el retorno de la homeostasis del cuerpo después del entrenamiento hasta el preentrenamiento o aproximación a los niveles previos al entrenamiento [28].

La recuperación implica descansar adecuadamente entre las sesiones de entrenamiento (o competición, lógicamente) para permitir que el cuerpo se recupere y fortalezca en preparación para la sesión posterior. El rendimiento atlético óptimo es compatible cuando se permite la recuperación al estado de pre-entrenamiento o cerca de los niveles previos al entrenamiento. Si la recuperación es insuficiente, se debe esperar un límite-obstáculo en la adaptación fisiológica y un rendimiento atlético reducido [29, 55-57]. La recuperación juega un papel importante en la minimización de los efectos negativos del entrenamiento (fatiga) a la vez que conserva el efecto positivo (mejor estado físico / fuerza / rendimiento). Si la recuperación no se controla después del ejercicio, la fatiga puede acumularse y volverse excesiva, lo que resulta en un rendimiento atlético reducido y, potencialmente, una caída en el síndrome de sobreentrenamiento. En su esencia, el síndrome de sobreentrenamiento se caracteriza por una combinación de sobrecarga excesiva en el estrés del entrenamiento y una recuperación inadecuada, lo que lleva a la fatiga y la disminución del rendimiento [30]. La variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) es un método no invasivo que se cree que proporciona datos valiosos sobre la recuperación y los cambios de adaptación fisiológica que se producen en respuesta a la actividad física. El uso de HRV como una herramienta de monitoreo para estos propósitos será discutido en las siguientes secciones.

VARIABILIDAD DE FRECUENCIA CARDÍACA (HRV) Y SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO (ANS)

La variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) implica la medición de la variación en el tiempo entre latidos cardíacos individuales durante ciclos cardíacos consecutivos, que pueden estimar el nivel de actividad del sistema nervioso autónomo (SNA, también conocido como neurovegetativo o visceral) de una persona, [1]. El ANS trabaja para mantener la homeostasis durante y después del ejercicio; el examen de la respuesta ANS a los cambios en el estrés del entrenamiento puede indicar la capacidad del cuerpo para tolerar o adaptarse a un estímulo de ejercicio [2, 3]. El ANS controla la función cardiovascular a través de la modulación simpática y parasimpática [4]. Dado que este equilibrio simpático-parasimpático controlado por ANS puede alterarse tras los cambios en el estrés de entrenamiento [5, 6], se han utilizado índices de monitorización de la VFC (estimación indirecta de la función ANS) para comprender mejor la adaptación / inadaptación del entrenamiento en atletas [7-11 ] De hecho, HRV ha demostrado ser un predictor válido y confiable de la función ANS [22]. La gestión eficaz del estrés de entrenamiento a través de la monitorización de la VFC puede mejorar la periodización del entrenamiento, lo que puede mejorar el rendimiento atlético. La VFC se ha recogido en diversos momentos dentro de un día (después del ejercicio, en la noche, al despertar, etc.); los datos descritos se enfocarán en los estudios donde se recolectó la VFC al despertar o en reposo antes del ejercicio.

LOS AUMENTOS SON MEJORES?

En general, un aumento en la HRV indica una adaptación de entrenamiento beneficiosa y un mejor estado de recuperación, mientras que una reducción en la HRV refleja el estrés y un peor estado de recuperación. Se han reportado disminuciones agudas en la HRV después del entrenamiento de resistencia intenso [12, 26], entrenamiento de fuerza [13], entrenamiento combinado [14], entrenamiento deportivo específico [15-19] y competición [20, 21]. Dados estos informes, y otros, se piensa comúnmente que la baja HRV brinda un reflejo de la fatiga aguda por el entrenamiento o la propia competición. Por ejemplo, se observó una reducción de la HRV en los remeros de élite durante un período intensivo de entrenamiento de 26 semanas previo a los Juegos Olímpicos de 2012 [12]. En los levantadores de pesas masculinos de élite con más de 6 años de participación en competiciones nacionales o internacionales, la HRV disminuyó después del entrenamiento, seguido de un retorno al estado inicial después de que se dio el tiempo para la recuperación [13]. La combinación de bajo HRV y alta carga de entrenamiento agudo se asoció con un mayor riesgo de lesiones en los atletas CrossFit [14]. El HRV se correlacionó negativamente con la carga de entrenamiento en jugadores de fútbol de la División I de la NCAA, y los jugadores más grandes experimentaron mayores reducciones de HRV durante el entrenamiento intensificado que sus contrapartes más pequeñas [15]. En las jugadoras universitarias de fútbol, ​​una menor capacidad física y una mayor fatiga percibida se asociaron con una disminución de la HRV [18]. Los nadadores de la División I de la NCAA también exhibieron HRV reducida y percepción de bienestar durante dos semanas de entrenamiento de sobrecarga. Las calificaciones de bienestar y HRV aumentaron nuevamente a los niveles basales durante las siguientes dos semanas de reducción progresiva (es decir, entrenamiento no intensificado) lo que condujo a una competencia de campeonato [19]. En un metanálisis reciente y una revisión sistemática, las mejoras en el rendimiento deportivo se asociaron con aumentos concurrentes en las medidas de la VFC en reposo [9]. Los autores sugieren que estos aumentos observados se vieron facilitados por las adaptaciones positivas al entrenamiento y la modulación asociada de la FC parasimpática [9].

DESCUBRIENDO EL HRV: ¿LAS DISMINUCIONES SON MEJORES?

Aunque el aumento de la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) generalmente se relaciona con una mejor recuperación y rendimiento, este no es siempre el caso [23, 24, 28, 31-33]. En los atletas de resistencia de élite, la disminución del rendimiento en una prueba de ejercicio incremental máxima se asoció con valores de HRV semanales aumentados después de un período de sobrecarga de 3 semanas [24]. Se realizó un pequeño estudio interesante sobre 3 jugadores de tenis de alto nivel [23]. Después de un período de sobrecarga de 30 días, la HRV se redujo, como se esperaba, pero también se observaron mejoras en la capacidad aeróbica (VO2max), el salto en una sola pierna y el rendimiento del índice de caída de caída [23]. En las luchadoras de élite, los investigadores pudieron identificar a los atletas que estaban excesivamente entrenados (el estado de fatiga que precede al sobreentrenamiento) y sobre entrenados (es decir, fatigados en exceso) utilizando las mediciones de HRV [31]. Sin embargo, los factores de identificación para la extralimitación y el sobreentrenamiento incluyeron tanto aumentos como disminuciones en diversos índices de VFC [31]. Estaba claro que los períodos de entrenamiento excesivo y de recuperación inadecuada daban como resultado un desequilibrio de ANS, pero dado que las drásticas perturbaciones de HRV se desplazaron en cualquier dirección, es difícil descifrar la aplicación práctica de los resultados. Además, ha habido informes de que los cambios en la VFC no ocurren en atletas sobreentrenados con entrenamiento a corto plazo (6 días) o períodos de sobreentrenamiento a largo plazo (6 meses) [32, 33].

AÑADIENDO COMPLEJIDAD: LA VARIACIÓN INTER E INTRAPERSONAL

Existe una variabilidad extrema en las respuestas de VFC entre individuos, lo que puede contribuir a la variación de los resultados basados ​​en la cohorte [39, 40]. Por ejemplo, se observaron diferencias sustanciales entre los remeros de clase mundial [39], y también entre los lanzadores de béisbol profesionales [40]. Además del acondicionamiento deportivo, la edad, el sexo y la etnia son factores que contribuyen a las diferentes respuestas de HRV entre las personas [42-45].

Además, parece que la forma en que las respuestas de HRV de un individuo cambian con el tiempo están influenciadas por ciertos factores, como la intensidad del entrenamiento y la masa corporal. La investigación apoya que los cambios de hrv intraindividuales son mucho más sensibles durante los períodos de entrenamiento intensificado, en comparación con los valores iniciales. La variación de las respuestas de HRV intraindividuales aumentó durante los períodos de entrenamiento más intensos en equipos de jugadores de fútbol y nadadores de la División I de la NCAA, y en un pequeño estudio de caso de atletas de resistencia de élite [8, 15, 16, 19]. También se observaron relaciones significativas entre la variedad de respuesta de HRV individual y la masa corporal en el mismo grupo de jugadores de fútbol de la División I de la NCAA [15, 16]. Las respuestas de HRV son sensibles incluso a pequeños cambios en el estrés psicológico [46-48, 54], el estado emocional y de atención [46, 49, 50, 54] y la ansiedad [51-54], lo que aumenta la complejidad de la interpretación del VFC individual del atleta.

Tratar de determinar si la HRV aumenta o disminuye son “mejores” me recuerda a esta gran escena de Billy Madison.

EVIDENCIA DE ENTRENAMIENTO PRESCRITO POR HRV

Existe evidencia de que la manipulación de variables de entrenamiento basadas en la HRV puede ser una estrategia efectiva para mantener o mejorar el rendimiento deportivo. Algunos estudios investigaron la capacitación guiada por VFC versus la capacitación planificada previamente. En el entrenamiento guiado por HRV, si la HRV del atleta es normal o mayor de lo normal, se le prescribirá una sesión de entrenamiento intenso, pero si la HRV del atleta es inferior a lo normal, se le prescribirá una sesión de baja intensidad. Con entrenamiento planeado previamente, los atletas realizaron los programas según lo prescrito, independientemente del estado de HRV. Se observaron resultados positivos con el entrenamiento guiado por HRV, en comparación con el entrenamiento planeado previamente [25, 27], pero las diferencias en uno de estos estudios no fueron estadísticamente significativas [27]. Un grupo separado de investigadores redujo la intensidad del ejercicio cuando se observó una reducción de la HRV del atleta [6, 26]. La modulación de la intensidad del ejercicio basada en la HRV mantuvo los niveles de aptitud en comparación con los grupos de control, lo que indica la utilidad potencial del uso de la VFC en los atletas [6, 28]. Además, un grupo de esquiadores de élite nórdicos se benefició recientemente del entrenamiento guiado por HRV [41].

APLICABILIDAD Y CONCLUSIÓN

La variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) es un indicador válido y fiable de la función del sistema nervioso autónomo (SNA), que indica el estado de la homeostasis corporal [22]. Aunque la investigación aún es reciente, parece que, con mayor probabilidad que no, la disminución de la HRV representa un cambio hacia la dominancia simpática, lo que indica un mayor estrés de entrenamiento y un peor estado de recuperación [12-21, 27]. Múltiples estudios han encontrado cambios en la VFC desde la dominancia vagal hasta la dominancia simpática cuando los atletas se entrenan en exceso [34-36]. Sin embargo, los resultados son mixtos [23, 24, 28, 31-33]. Aunque las empresas han trabajado arduamente para hacer que la HRV sea accesible a través de aplicaciones móviles [37], la validez de usar tales dispositivos para la monitorización de la HRV se considera cuestionable [38]. Ha habido una variación extraordinaria en la metodología utilizada para cuantificar las respuestas de HRV en la investigación hasta el momento, incluidas las diferencias en el posicionamiento del atleta durante la medición, duración y hora del día, haciendo que la aplicación práctica sea difícil de soportar, actualmente [6, 28].

Si bien el monitoreo de la HRV se está volviendo cada vez más atractivo debido a la creciente disponibilidad de tecnología capaz de medirlo [28], su aplicación más allá de los escenarios de investigación es tema de debate. El análisis de HRV puede ser un método económico, rápido y no invasivo para monitorear la recuperación del ejercicio y la preparación para entrenar. Sin embargo, dada la escasez de investigación y la variación en las metodologías utilizadas para evaluar la HRV en la mañana y antes del ejercicio como una herramienta de monitoreo de atletas hasta la fecha, no recomendaría la prescripción de recomendaciones de entrenamiento basadas únicamente en los análisis de HRV, en este momento. Si / cuando la HRV se utiliza en conjunto con otros índices recopilados para determinar la recuperación del atleta o el estado de adaptación fisiológica, la interpretación de los resultados debe integrarse y analizarse cuidadosa y cautelosamente.

Reference

  1. Malik, M., 1996. Heart rate variability. Annals of Noninvasive Electrocardiology, 1(2), pp.151-181.
  2. Borresen, J. and Lambert, M.I., 2008. Autonomic control of heart rate during and after exercise. Sports medicine, 38(8), pp.633-646.
  3. Aubert, A.E., Seps, B. and Beckers, F., 2003. Heart rate variability in athletes. Sports medicine, 33(12), pp.889-919.
  4. Robinson, B.F., Epstein, S.E., Beiser, G.D. and Braunwald, E., 1966. Control of heart rate by the autonomic nervous system: studies in man on the interrelation between baroreceptor mechanisms and exercise. Circulation Research, 19(2), pp.400-411.
  5. Pichot, V., Busso, T., Roche, F., Garet, M., Costes, F., Duverney, D., Lacour, J.R. and Barthélémy, J.C., 2002. Autonomic adaptations to intensive and overload training periods: a laboratory study. Medicine and science in sports and exercise, 34(10), pp.1660-1666.
  6. Pichot, V., Roche, F., Gaspoz, J.M., Enjolras, F., Antoniadis, A., Minini, P., Costes, F., Busso, T., Lacour, J.R. and Barthelemy, J.C., 2000. Relation between heart rate variability and training load in middle-distance runners. Medicine and science in sports and exercise, 32(10), pp.1729-1736.
  7. Oliveira, R.S., Leicht, A.S., Bishop, D., Barbero-Alvarez, J.C. and Nakamura, F.Y., 2013. Seasonal changes in physical performance and heart rate variability in high level futsal players. International journal of sports medicine, 34, pp.424-430.
  8. Plews, D.J., Laursen, P.B., Kilding, A.E. and Buchheit, M., 2012. Heart rate variability in elite triathletes, is variation in variability the key to effective training? A case comparison. European journal of applied physiology, 112(11), pp.3729-3741.
  9. Bellenger, C.R., Fuller, J.T., Thomson, R.L., Davison, K., Robertson, E.Y. and Buckley, J.D., 2016. Monitoring athletic training status through autonomic heart rate regulation: a systematic review and meta-analysis. Sports Medicine, 46(10), pp.1461-1486.
  10. Flatt, A.A., Esco, M.R., Allen, J.R., Robinson, J.B., Bragg, A., Keith, C.M., Fedewa, M.V. and Earley, R.L., 2018. Cardiac-Autonomic Responses to In-Season Training Among Division-1 College Football Players. Journal of strength and conditioning research.
  11. Williams, S., Booton, T., Watson, M., Rowland, D. and Altini, M., 2017. Heart Rate Variability is a Moderating Factor in the Workload-Injury Relationship of Competitive CrossFit™ Athletes. Journal of sports science & medicine, 16(4), p.443.
  12. Plews, D.J., Laursen, P.B., Kilding, A.E., and Buchheit, M. (2014). “Heart Rate Variability and Training Intensity Distribution in Elite Rowers.” International Journal of Sports Physiology and Performance.
  13. Chen, J.L., Yeh, D.P., Lee, J.P., Chen, C.Y., Huang, C.Y., Lee, S.D., and Kuo, C.H. (2011). “Parasympathetic nervous activity mirrors recovery status in weightlifting performance after training.” The Journal of Strength & Conditioning Research, 25(6), 1546-1552.
  14. Williams, S., Booton, T., Watson, M., Rowland, D. and Altini, M., 2017. Heart Rate Variability is a Moderating Factor in the Workload-Injury Relationship of Competitive CrossFit™ Athletes. Journal of sports science & medicine, 16(4), p.443.
  15. Flatt, A.A., Esco, M.R., Allen, J.R., Robinson, J.B., Earley, R.L., Fedewa, M.V., Bragg, A., Keith, C.M. and Wingo, J.E., 2017. HEART RATE VARIABILITY AND TRAINING LOAD AMONG NCAA DIVISION-1 COLLEGE FOOTBALL PLAYERS THROUGHOUT SPRING CAMP.
  16. Stanley, J, Peake, JM and Buchheit, M. Cardiac parasympathetic reactivation following exercise: implications for training prescription. Sports Med 43: 1259-1277, 2013
  17. Vilamitjana, J.J., Lentini, N.A., Pérez-Júnior, M.F. and Verde, P.E., 2014. Heart rate variability as biomarker of training load in professional soccer players. Medicine Science in Sports and Exercise, 46(5), pp.1-7.
  18. Flatt, A.A., Esco, M.R., Nakamura, F.Y. and Plews, D.J., 2016. Interpreting daily heart rate variability changes in collegiate female soccer players. J Sports Med Physical Fitness.
  19. Flatt, A.A., Hornikel, B. and Esco, M.R., 2017. Heart rate variability and psychometric responses to overload and tapering in collegiate sprint-swimmers. Journal of science and medicine in sport20(6), pp.606-610.
  20. Edmonds, R.C., Sinclair, W.H., and Leicht, A.S. (2012). “The effect of weekly training and a game on heart rate variability in elite youth Rugby League players.”
  21. Bricout, V.A., DeChenaud, S. and Favre-Juvin, A., 2010. Analyses of heart rate variability in young soccer players: the effects of sport activity. Autonomic Neuroscience: Basic and Clinical, 154(1), pp.112-116.
  22. Risk, M., Bril, V., Broadbridge, C. and Cohen, A., 2001. Heart rate variability measurement in diabetic neuropathy: review of methods. Diabetes technology & therapeutics, 3(1), pp.63-76.
  23. Thiel, C., Vogt, L., Bürklein, M., Rosenhagen, A., Hübscher, M. and Banzer, W., 2011. Functional overreaching during preparation training of elite tennis professionals. Journal of human kinetics, 28, pp.79-89.
  24. Le Meur, Y., Pichon, A., Schaal, K., Schmitt, L., Louis, J., Gueneron, J., Vidal, P.P. and Hausswirth, C., 2013. Evidence of parasympathetic hyperactivity in functionally overreached athletes. Medicine & Science in Sports & Exercise, 45(11), pp.2061-2071.
  25. Kiviniemi, A.M., Hautala, A.J., Kinnunen, H. and Tulppo, M.P., 2007. Endurance training guided individually by daily heart rate variability measurements. European journal of applied physiology, 101(6), pp.743-751.
  26. Pichot, V., Busso, T., Roche, F., Garet, M., Costes, F., Duverney, D., Lacour, J.R. and Barthélémy, J.C., 2002. Autonomic adaptations to intensive and overload training periods: a laboratory study. Medicine and science in sports and exercise, 34(10), pp.1660-1666.
  27. Kiviniemi, A.M., Hautala, A.J., Kinnunen, H., Nissilä, J., Virtanen, P., Karjalainen, J. and Tulppo, M.P., 2010. Daily exercise prescription on the basis of HR variability among men and women. Medicine and science in sports and exercise, 42(7), pp.1355-1363.
  28. Makivić, B., Nikić Djordjević, M. and Willis, M.S., 2013. Heart Rate Variability (HRV) as a Tool for Diagnostic and Monitoring Performance in Sport and Physical Activities. Journal of Exercise Physiology online, 16(3).
  29. Johnston, R.D., Gibson, N.V., Twist, C., Gabbett, T.J., MacNay, S.A. and MacFarlane, N.G., 2013. Physiological responses to an intensified period of rugby league competition. The Journal of Strength & Conditioning Research27(3), pp.643-654.
  30. Meeusen, R., Duclos, M., Foster, C., Fry, A., Gleeson, M., Nieman, D., Raglin, J., Rietjens, G., Steinacker, J. and Urhausen, A., 2013. Prevention, diagnosis, and treatment of the overtraining syndrome: joint consensus statement of the European College of Sport Science and the American College of Sports Medicine. Medicine and science in sports and exercise, 45(1), pp.186-205.
  31. Tian, Y., He, Z.H., Zhao, J.X., Tao, D.L., Xu, K.Y., Earnest, C.P. and Mc Naughton, L.R., 2013. Heart rate variability threshold values for early-warning nonfunctional overreaching in elite female wrestlers. The Journal of strength & conditioning research, 27(6), pp.1511-1519.
  32. Hedelin R, Kentta G, Wiklund U, Bjerle P, Henriksson-Larsen K. Short-term overtraining: effects on performance, circulatory responses, and heart rate variability. Med Sci Sports Exerc. 2000;32(8):1480-1484.
  33. Hynynen E, Uusitalo A, Konttinen N, Rusko H. Heart rate variability during night sleep and after awakening in overtrained athletes. Med Sci Sports Exerc. 2006; 38(2):313-317.
  34. Hottenrott, K., Hoos, O. and Esperer, H.D., 2006. Heart rate variability and physical exercise. Current status. Herz, 31(6), pp.544-552.
  35. Mourot, L., Bouhaddi, M., Perrey, S., Cappelle, S., Henriet, M.T., Wolf, J.P., Rouillon, J.D. and Regnard, J., 2004. Decrease in heart rate variability with overtraining: assessment by the Poincare plot analysis. Clinical physiology and functional imaging, 24(1), pp.10-18.
  36. Uusitalo AL, Uusitalo AJ, Rusko HK. Heart rate and blood pressure variability during heavy training and overtraining in the female athlete. Inter J Sports Med. 2000;21(1):45-53.
  37. Perrotta, A.S., Jeklin, A.T., Hives, B.A., Meanwell, L.E. and Warburton, D.E., 2017. Validity of the Elite HRV Smartphone Application for Examining Heart Rate Variability in a Field-Based Setting. The Journal of Strength & Conditioning Research, 31(8), pp.2296-2302.
  38. de Andrade Pereira, R. and Silva, A.S., 2017. Request for Clarification. The Journal of Strength & Conditioning Research, 31(10), p.e84.
  39. Plews, D.J., Laursen, P.B. and Buchheit, M., 2017. Day-to-Day Heart-Rate Variability Recordings in World-Champion Rowers: Appreciating Unique Athlete Characteristics. International journal of sports physiology and performance12(5), pp.697-703.
  40. Cornell, D.J., Paxson, J.L., Caplinger, R.A., Seligman, J.R., Davis, N.A. and Ebersole, K.T., 2017. Resting heart rate variability among professional baseball starting pitchers. The Journal of Strength & Conditioning Research31(3), pp.575-581.
  41. Schmitt, L., Willis, S.J., Fardel, A., Coulmy, N. and Millet, G.P., 2018. Live high–train low guided by daily heart rate variability in elite Nordic-skiers. European journal of applied physiology118(2), pp.419-428.
  42. Sammito, S. and Böckelmann, I., 2016, May. Factors influencing heart rate variability. In International Cardiovascular Forum Journal (Vol. 6).
  43. Fatisson, J., Oswald, V. and Lalonde, F., 2016. Influence diagram of physiological and environmental factors affecting heart rate variability: an extended literature overview. Heart international11(1), p.e32.
  44. Tulppo, M.P., Mäkikallio, T.H., Seppänen, T., Laukkanen, R.T. and Huikuri, H.V., 1998. Vagal modulation of heart rate during exercise: effects of age and physical fitness. American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology274(2), pp.H424-H429.
  45. Berkoff, D.J., Cairns, C.B., Sanchez, L.D. and Moorman III, C.T., 2007. Heart rate variability in elite American track-and-field athletes. Journal of strength and conditioning research21(1), p.227.
  46. Thayer, J.F. and Lane, R.D., 2000. A model of neurovisceral integration in emotion regulation and dysregulation. Journal of affective disorders61(3), pp.201-216.
  47. Lane, R.D., McRae, K., Reiman, E.M., Chen, K., Ahern, G.L. and Thayer, J.F., 2009. Neural correlates of heart rate variability during emotion. Neuroimage44(1), pp.213-222.
  48. Allen, J.J., Chambers, A.S. and Towers, D.N., 2007. The many metrics of cardiac chronotropy: A pragmatic primer and a brief comparison of metrics. Biological psychology74(2), pp.243-262.
  49. Porges, S.W., 2001. The polyvagal theory: phylogenetic substrates of a social nervous system. International Journal of Psychophysiology42(2), pp.123-146.
  50. Friedman, B.H., 2007. An autonomic flexibility–neurovisceral integration model of anxiety and cardiac vagal tone. Biological psychology74(2), pp.185-199.
  51. Cervantes Blásquez, J.C., Rodas Font, G. and Capdevila Ortís, L., 2009. Heart-rate variability and precompetitive anxiety in swimmers. Psicothema21(4).
  52. Morales, J., Garcia, V., García-Massó, X., Salvá, P. and Escobar, R., 2013. The use of heart rate variability in assessing precompetitive stress in high-standard judo athletes. International journal of sports medicine34(02), pp.144-151.
  53. Mateo, M., Blasco-Lafarga, C., Martínez-Navarro, I., Guzmán, J.F. and Zabala, M., 2012. Heart rate variability and pre-competitive anxiety in BMX discipline. European journal of applied physiology112(1), pp.113-123.
  54. Silva, V.P., Oliveira, N.A., Silveira, H., Mello, R.G.T. and Deslandes, A.C., 2015. Heart rate variability indexes as a marker of chronic adaptation in athletes: a systematic review. Annals of Noninvasive Electrocardiology20(2), pp.108-118.
  55. Malone, S., Owen, A., Newton, M., Mendes, B., Tiernan, L., Hughes, B. and Collins, K., 2018. Wellbeing perception and the impact on external training output among elite soccer players. Journal of science and medicine in sport21(1), pp.29-34.
  56. Hills, S.P. and Rogerson, D., 2018. Associations between self-reported wellbeing and neuromuscular performance during a professional Rugby Union season. Journal of strength and conditioning research.
  57. Freitas, V.H., Nakamura, F.Y., Miloski, B., Samulski, D. and Bara-Filho, M.G., 2014. Sensitivity of physiological and psychological markers to training load intensification in volleyball players. Journal of sports science & medicine13(3), p.571.

A mi al menos me resulta paradójico pensar que una herramienta como puede ser un Smartphone, que debería utilizarse para reducir niveles de estrés por la tranquilidad que sería tener a la gente localizada/localizable, acaba generando el efecto contrario.

Recientemente, un grupo de investigación de las universidades de Santa Bárbara e Iowa examinó como el uso de tecnología podía afectar tanto a los niveles de estrés (cortisol) e inflamación (interleukin IL-6) tanto en padres como en hijos adolescentes. 62 familias de padres e hijos adolescentes fueron analizadas tanto por su exposición y uso de tecnología como a los niveles de cortisol en días consecutivos mediante análisis de saliva. En esta caso, los adolescentes con mayores niveles de exposición a mensajería móvil, multimedia y redes sociales dieron los mayores niveles de estrés, aunque también se encontró una relación directa entre el uso de mail y teléfono en cortisona e IL-6 en padres.

Curiosamente, el uso de multimedia online mientras sí generó mayores niveles de cortisol en adolescentes, hizo reducirlos en adultos. Este estudio contribuye a ver qué sucede a nivel fisiológico por el uso y abuso actual de internet en muchos sujetos.

Afifi, T. D., Zamanzadeh, N., Harrison, K., & Callejas, M. A. (2018). WIRED: The impact of media and technology use on stress (cortisol) and inflammation (interleukin IL-6) in fast paced families. Computers in Human Behavior, 81, 265-273.

Este fin de semana hemos tenido una gran experiencia dentro del III Congreso Personal Trainer celebrado dentro de la Feria Gym Factory (IFEMA-Madrid), con más de 200 alumnos asistentes y con la oportunidad de compartir “cartel” con profes de auténtico lujo. Como resumen de la misma, he optado por haceros un pequeño resumen de lo trabajado allí en lugar de la típica nota de prensa, destacando 5 herramientas útiles para sacar el máximo partido a la valoración y seguimiento de tus clientes. Ahí van:

  • Pre-Entrevista: Un tema comentado hace unos meses con Walter Suárez y que hemos ido integrando con bastante éxito, dado que nos permite aprovechar mucho más la entrevista inicial con el cliente. Aprovecharemos cuestionarios online por mail o como los que nos ofrece Google Forms (y muchas otras plataformas) para realizar de forma inmediata todas esas preguntas que solemos hacer en las entrevistas y que suelen ser más superficiales (trabajo, edad, actividad previa, etc). De esta forma ya tendremos una pequeña idea de la situación del potencial cliente y podremos trabajar aspectos más concretos y adaptados a sus características, además de tener una pequeña ventaja comercial, ya que con el cuestionario ya hemos empezado a generar vínculo con el cliente potencial.
  • Servicios interdisciplinares: Dado el exceso de oferta que existe, al menos en España, en el sector servicios, a fecha de hoy ofrecerles la derivación puntual de trabajos de valoración a mutuas, fisioterapeutas o psicólogos ya os digo yo que será bienvenida (dado que además hay que reconocer que empezamos a estar mucho mejor vistos que hace unos años). Volvemos a lo mismo: Calidad de servicio; imagen de profesionalidad cuando ofertamos servicios más “premium” (sin tirar precios); generación de relaciones win-to-win; obtener datos muy interesantes, por ejemplo, en aspectos hormonales… La cantidad de beneficios que se obtienen son muchos como para dudar de la posibilidad de sacrificar alguna hora del bono del cliente en que trabajen los demás
  • Cuestionarios validados: Otra de las opciones que más nos pueden facilitar el trabajo a fecha de hoy es la cantidad de cuestionarios validados y la fácil que resulta el acceso a los mismos en los buscadores académicos. Aunque aparentemente podemos pensar que van enfocados a aspectos psicológicos y los clásicos de seguridad (como el PAR-Q o el PARMED-X), algunos de ellos están orientados a otros factores como incluso la sarcopenia (cuestionario SARC-F). Ojo, no es plan de pasar el día rellenando cuestionarios, que el cliente principalmente paga por entrenar, pero nos puede dar una dinámica de trabajo interesante, seguridad en lo que estamos haciendo o incluso sustituir la falta de recursos tecnológicos.
  • Tecnología asequible a fecha de hoy: Sí a nivel personal destaqué en el congreso la compenetración en cuanto a propuestas con mi compañero de bloque Óscar Miguel Álvarez sin estar pactadas previamente, y aquí va una de las máximas del fin de semana. A fecha de hoy, especialmente con tecnología apple (si no tenéis muchas ganas de gastar, el iPad mini será la mejor opción), podéis tener un auténtico laboratorio de bolsillo por no más de 500-600 euros en total.

Tecnología de seguimiento, de valoración y testeo o incluso para generar estímulos relacionados con el sistema nervioso (esto me lo guardo para próximas entregas) mediante aplicaciones que no suelen pasar de los 10€. Por otro lado, si tenemos algo más de presupuesto, podemos trabajar con pulseras de seguimiento, medidores de composición corporal, potenciómetros, velocímetros, etc. Aunque nuestra apuesta personal va a ir encaminada por una tablet repleta de buenas aplicaciones y, tal y como hemos dicho antes, derivar ciertas acciones a especialistas cuando sea necesario.

  • Seguimiento las 24 horas: Las tendencias actuales de entrenamiento están demostrando de cada vez más la necesidad de establecer un enfoque “wholeness”, dadas las interferencias, positivas o negativas, que pueden tener el resto de acciones o hábitos cotidianos en nuestro rendimiento físico, ya sea a nivel de competición o de calidad de vida. Por tanto, y finalizando con un punto que también engloba todos los anteriores, debemos hacer un esfuerzo en integrar dentro de nuestra planificación desde cuestiones emocionales y psicológicas del cliente (otra cosa es que no las vayamos a tocar nosotros en primera personal, tal y como decíamos al principio), horarios de trabajo y descanso, cargas familiares, etc.

Tal vez puede parecer algo simplón, pero hemos detectado que es uno de los mayores fallos en buena parte de los entrenadores y que, con un poco de esfuerzo, nos van a hacer evitar más de un fracaso, que ya basta con los que vienen sólos.

Durante estos últimos años se han hablado mucho de las valoraciones orientadas al rendimiento, en primer lugar respecto a las de tipo funcional (FMS, NASM) y de unos meses a esta parte por la velocidad de ejecución en cuanto a entrenamiento de fuerza se refiere. Por supuesto son de gran utilidad, pero deben ir integradas dentro de una estrategia completa de valoración, ya que no dejan de ser piezas (de calidad, eso sí) dentro de un puzzle bastante, bastante grande.

Formaciones: www.sectorfitness.com

Mail Contacto: baleares@sectorfitness.com

Entre HIITs y velocidad de ejecución (más todos sus conceptos relacionados) estamos viendo como en un par de años los ajustes de muchos de los parámetros del entrenamiento van enfocados a una mejora a la hora de buscar el estímulo “perfecto”, o bueno, al menos el más adecuado.
 
Sin embargo, a pie de calle se le está haciendo menos caso a un factor que puede tirar por tierra casi todo el trabajo realizado: La recuperación del cliente. Y es que, si de verdad tenemos que pensar en el fitness como un todo, veremos que con los clientes del día a día son muchos los factores que pueden interferir en dicha recuperación (el propio entrenamiento, factores laborales – imagínate un gestor en un cambio de trimestre, por decir un caso mío reciente -, control del sueño o incluso cómo afecta el cambio de temperatura ahora que llega el verano), por lo que también hablar de generalidades, tal y como pasa con la parte de “caña”, sería un error.
 
¿Soluciones? Además, del control de pérdida de velocidad en ejecución (ya sea durante la propia sesión o incluso realizando un test de RM por velocidad al empezar el entrenamiento) o, con una herramienta a modo de app que ya está comenzando a validarse sobre la variabilidad de la frecuencia cardiaca: HRV4Training.
 
¿Qué es lo que nos queda más claro de todo esto y qué podemos sacar en la práctica? Pues al menos la conclusión personal mía es fácil: Agénciate un iPad (aunque sea un mini de segunda mano, que por 200€ encuentras, pero tiene que ser tecnología Apple, dado que muchas de estas apps no están ni programadas para Android) y utilízala para todas estas aplicaciones que, por precios muy apañaos (no suelen ser más de 10€ e incluso algunas de ellas gratuitas), te van a permitir tener el laboratorio en casa. Ya no sólo por un tema de calidad de trabajo, sino incluso por marketing, dado que es una forma muy clara de diferenciarte del entrenador que por 4 duros se lleva a los clientes a hacer cuatro burradas por ahí.
 
El próximo sábado en Madrid con Óscar Miguel Álvarez (www.congresopersonaltrainer) y el 17 de Junio en Palma con un servidor (https://www.facebook.com/events/265912553819694/) hablamos de esto y mucho más 🙂