El tapering o fase de descarga es uno de los elementos que más temor (incluso siendo discutidos por Morton, 1993) ha dado durante mucho tiempo a los deportistas, especialmente a los de fuerza, por la posibilidad de perder parte de su capacidad desarrollada durante el entrenamiento pese a que ya existen evidencias sobre su utilidad hace varias décadas (Shepley, 1992). Sin embargo, son ya innumerables los estudios que hablan de los beneficios de programar descansos de varios días dentro de las planificaciones de cada individuo, con ciertas diferencias (obvias) respecto a las características tanto del individuo como del entrenamiento realizado, por útiles para todos los niveles y objetivos.

Además, uno de los detalles más importantes a la hora de programar esta “fase de descarga” consiste en la reducción del volumen de entrenamiento y no de la intensidad del mismo (ya comprobados en Gibala, 1994). Es decir, vamos a trabajar en sesiones con menor frecuencia y volumen (series) que en el resto de etapas, pero manteniendo e incluso en algún caso aumentando la intensidad de las mismas.

El propio estudio de Shepley comparó tres tipos distintos de tapering a la hora de medir los cambios en Vo2máx entre descanso total, tapering de baja intensidad y tapering de alta intensidad. Los resultados en 7 días fueron significativamente superiores para el grupo de alta intensidad (22% de incremento).

Según un estudio publicado hace tan sólo unos días (Pritchard, 2018), 11 hombres entrenados en fuerza (21.3 ± 3.3 años, 92.3 ± 17.6 kg, peso muerto 1RM 1.9 ± 0.2 veces el peso corporal) se dividieron en dos bloques de entrenamiento de fuerza de cuatro semanas fueron seguidos por una semana cónica con volumen reducido (~ 70%) que involucraba una intensidad aumentada (5.9%) o disminuida (-8.5%). Las pruebas se realizaron antes del entrenamiento (T1), después de la capacitación (T2) y después de la reducción (T3). Se midieron la testosterona salival y el cortisol, la creatina quinasa plasmática, un análisis diario de las demandas de vida en el cuestionario de los atletas, el salto contramovimiento (CMJ), la tracción isométrica del muslo medio (IMTP) y el press de banca (IBP).

Resultados:
La altura de CMJ mejoró significativamente con el tiempo (p <0.001), con aumentos significativos desde T1 (38.0 ± 5.5 cm) hasta T2 (39.3 ± 5.3 cm, p = 0.010) y T3 (40.0 ± 5.3 cm, p = 0.001), y de T2 a T3 (p = 0.002). Tiempo de vuelo CMJ: el tiempo de contracción aumentó significativamente con el tiempo (p = 0.004), con aumentos significativos desde T1 (0.747 ± 0.162) a T2 (0.791 ± 0.163, p = 0.012). La fuerza máxima relativa del IMTP mejoró significativamente con el tiempo (p = 0,033), con incrementos significativos desde T1 (34,7 ± 5,0 N / kg) a T2 (35,9 ± 4,8 N / kg; p = 0,013). No se encontraron cambios significativos entre los cirios. Sin embargo, el estrechamiento de mayor intensidad produjo pequeños aumentos de ES en T3 frente a T1 para fuerza máxima relativa IMTP, altura CMJ y tiempo de vuelo: tiempo de contracción, mientras que el tapering de menor intensidad solo produjo pequeñas mejoras ES en T3 frente a T1 para altura CMJ .

Este sábado estaremos en Palma de Mallorca (Gimnàs Olimpic) revisando tanto este como otros muchos estudios relacionados con las últimas tendencias en Entrenamiento de la Fuerza. Será de 9.30 a 13.30 horas y puedes recibir más información sobre el mismo contactando por mail en baleares@sectorfitness.com o por whatsapp en el 605.45.42.15 (Santi).

Referencias:

  • Gibala, M. J., MacDougall, J. D., & Sale, D. G. (1994). The effects of tapering on strength performance in trained athletes. International Journal of Sports Medicine, 15(08), 492-497.
  • Morton, R. H. (1993). Uncertain on the effects of tapering. Journal of Applied Physiology, 75(3), 1433-1435.
  • Pritchard, H. J., Barnes, M. J., Stewart, R. J., Keogh, J. W., & McGuigan, M. R. (2018). Higher vs. Lower Intensity Strength Training Taper: Effects on Neuromuscular Performance. International Journal of Sports Physiology and Performance, 1-22.
  • Shepley, B., MacDougall, J. D., Cipriano, N., Sutton, J. R., Tarnopolsky, M. A., & Coates, G. (1992). Physiological effects of tapering in highly trained athletes. Journal of Applied Physiology, 72(2), 706-711.

Según el censo nacional, China se ha convertido gradualmente en una sociedad que envejece; además, el envejecimiento se ha convertido en una tendencia mundial irreversible en el siglo XXI. El envejecimiento puede conducir a la disminución de la función física, la movilidad, la función cardiopulmonar y la calidad de vida (QOL). La factibilidad y los beneficios del entrenamiento de fuerza central (CST) y Tai Chi Chuan (TCC) en adultos mayores (que incluyen la mejora de los resultados cardiovasculares, musculoesqueléticos y de salud mental) se han confirmado en estudios previos. Hasta la fecha, estos programas de ejercicio no se han comparado sistemáticamente, y los beneficios potenciales de su uso combinado no se han probado. El objetivo principal de este protocolo de estudio es evaluar los efectos de la CST en comparación con los de TCC sobre la función del sistema musculoesquelético y el sistema cardiopulmonar en adultos mayores.

El segundo objetivo es probar la efectividad del entrenamiento físico combinado que incorpora CST y TCC.

Métodos: se llevará a cabo un ensayo aleatorizado, simple ciego y controlado en paralelo. Trescientos ochenta y cuatro participantes que cumplen con los criterios de elegibilidad serán asignados aleatoriamente a un grupo de control, un grupo de CST, un grupo de TCC y un grupo combinado en una proporción de 1: 1: 1: 1. Los participantes en el grupo CST y el grupo TCC recibirán, respectivamente, entrenamiento CST y TCC con una frecuencia de 1 hora por día, 5 días por semana, totalmente 12 semanas. Los participantes en el grupo combinado recibirán 30 minutos de CST y 30 minutos de entrenamiento de TCC por día, 5 días a la semana, totalmente 12 semanas. No se requerirán ejercicios específicos para los participantes en el grupo de control. Se evaluarán los resultados de la función musculoesquelética y cardiopulmonar, incluida la detección de densidad ósea, la capacidad de coordinación y equilibrio, la capacidad para caminar, la escala analógica visual (EVA) del dolor, la evaluación del riesgo de caída, actividades de la vida diaria, pruebas de función pulmonar, ecografía. por operadores ciegos al inicio del estudio, 13 semanas y 25 semanas (período de seguimiento).

Se espera que los resultados de este protocolo de estudio aclaren el efecto sinérgico del entrenamiento con CST y TCC en la función musculoesquelética y cardiopulmonar en adultos mayores. Además, estos hallazgos confirmarán si el entrenamiento combinado o exclusivo de CST y TCC es más efectivo para mejorar los resultados funcionales en los ancianos.

El estudio: Jia, X., Jiang, C., Tao, J., Li, Y., Zhou, Y., & Chen, L. D. (2018). Effects of core strength training combined with Tai Chi Chuan for the musculoskeletal system and cardiopulmonary function in older adults: A study protocol for a randomized controlled trial. Medicine97(35), e12024.

El objetivo de este estudio fue examinar las diferencias biomecánicas entre dos variaciones de configuración durante el inicio isométrico de pesos muertos con barra convencionales (DL): Close-bar DL (CBDL), donde la barra se coloca sobre el navicular, y DL de barra lejana (FBDL), donde la barra se coloca encima de la tercera articulación metatarsofalángica.

Se utilizó un estudio piloto transversal, aleatorizado y dentro de los participantes. Los levantadores de pesas y levantadores de pesas experimentados (n = 10) realizaron tres repeticiones isométricas individuales de la iniciación de ambas condiciones. El CBDL resultó en ángulos de tibia y rodilla más bajos y ángulos de pelvis y torso mayores que el FBDL (p <0.05), así como una mayor actividad de electromiografía (EMG) en el bíceps femoral y erector lumbar superior, pero menor actividad en el vasto lateral y un momento extensor de la rodilla inferior (p <0.05). No hubo diferencias estadísticas para la fuerza de reacción del suelo, la cizalladura lumbar de la reacción articular y las fuerzas de compresión entre las dos condiciones.

A pesar de las diferencias en los ángulos de la pelvis y el torso entre las condiciones de elevación, el momento neto de la junta interna, las fuerzas de cizallamiento internas y las fuerzas de compresión internas no fueron diferentes entre los dos estilos de elevación.

La configuración CBDL también dio como resultado una mayor amplitud EMG de la cadena posterior (isquiotibiales y columna vertebral), mientras que la configuración FBDL dio como resultado una amplitud de la cadena más anterior (cuádriceps).

Los levantadores y los entrenadores pueden elegir el estilo del peso muerto, según las preferencias o los objetivos de entrenamiento, sin preocuparse por las diferencias en la carga espinal lumbar.

El estudio: Edington, C., Greening, C., Kmet, N., Philipenko, N., Purves, L., Stevens, J., … & Butcher, S. (2018). The Effect of Set Up Position on EMG Amplitude, Lumbar Spine Kinetics, and Total Force Output During Maximal Isometric Conventional-Stance Deadlifts. Sports6(3), 90.

Miembro del estudio de Ikeda realizando el estiramiento de extensores de rodilla. El mismo aportó diferentes beneficios en el rendimiento de los sujetos miembros del estudio pese a una ejecución, a tenor de la imagen, bastante discutible.

El propósito de este estudio fue evaluar los cambios en la flexibilidad y el rendimiento muscular después del entrenamiento de estiramiento durante 6 semanas.

Doce hombres jóvenes sanos fueron asignados a un grupo de estiramiento y 13 a un grupo de control. Los participantes del grupo de estiramiento realizaron estiramientos estáticos de los extensores de la rodilla (6 repeticiones de 30 segundos de estiramiento) durante 6 semanas. Rango de movimiento de flexión de la rodilla (KFROM), resistencia de extensión de pierna, velocidad de desarrollo de fuerza (RFD) en extensión de pierna, rendimiento de salto (altura de salto de sentadilla y contramovimiento e índice de salto de rebote) e índice de disminución de fuerza de 50 repeticiones de rodilla isocinética extensión (resistencia muscular) se midieron antes y después de las intervenciones.

En el grupo de estiramiento, KFROM aumentó significativamente de 145.2 ± 17.3 a 158.7 ± 6.3 ° (p <0.05), mientras que RFD mejoró significativamente de 10,173 ± 2,401 a 11,883 ± 2,494 N · s (p <0,05). Por el contrario, la fuerza de extensión de pierna y el rendimiento de salto de cada tipo de salto no mejoraron significativamente. Además, la resistencia muscular disminuyó significativamente. Todas las variables permanecieron sin cambios en el grupo de control.

En conclusión, 6 semanas de entrenamiento de estiramiento de extensores de rodilla mejoraron KFROM y RFD en la extensión de la pierna, pero no la fuerza de extensión de la pierna y el rendimiento del salto; además, la resistencia muscular disminuyó. Estos hallazgos indican que este protocolo de entrenamiento de estiramiento puede ser utilizado por atletas en deportes que requieren alta flexibilidad y aquellos que requieren un esfuerzo de alta potencia.

Pese a que por ejemplo en este mismo estudio se echa de menos una comparación con otras técnicas de movilidad, como pueden ser estiramientos activos, dinámicos o incluso liberación miofascial, encontramos que existen mejoras y aplicaciones prácticas del estiramiento estático convencional, un método que en estos últimos tiempos ha sido un tanto demonizado por supuestos expertos en Actividad Física.

El estudio: Ikeda, N., & Ryushi, T. (2018). Effects of 6-Week Static Stretching of Knee Extensors on Flexibility, Muscle Strength, Jump Performance, and Muscle Endurance. Journal of Strength and Conditioning Research, 1. doi:10.1519/jsc.0000000000002819

Hoy os presentamos un ESTUDIO PILOTO (así que hay que considerarlo como tal, ojo) en el que se han sacado conclusiones respecto a la preparación a la competición de halterofilia que pueden ser muy interesantes en un futuro. Veamos:

El presente estudio analizó la reducción del volumen de entrenamiento de “max – máximo diario” (cerca de las cargas máximas) en comparación con el entrenamiento de mayor volumen periodizado en levantadores de potencia que se preparan para la competencia.

Diez levantadores de potencia competitivos se dividieron en 2 grupos (grupo MAX y grupo PER) y participaron en una intervención de capacitación de 10 semanas ya sea siguiendo un protocolo de entrenamiento “max. Diario” o un protocolo de entrenamiento periodizado tradicional mientras se preparaban para la competencia. Todos los participantes se sometieron a pruebas de 1RM de sentadilla (SQ), press de banca (BP) y peso muerto (DL) antes de la intervención de 10 semanas.

El grupo MAX realizó series de repeticiones únicas utilizando una carga que igualaba a una clasificación de RPE de 9-9.5, mientras que el grupo PER realizó un entrenamiento de mayor volumen periodizado con cargas que iban desde 70% 1RM hasta 93% 1RM, así como una fase de descarga al final del periodo de entrenamiento. Ambos grupos fueron probados después de la intervención de capacitación de 10 semanas en los Campeonatos Nacionales afiliados a la IPF griega.

En el grupo PER, el total de levantamiento de potencia (PL) aumentó para P1 y P3 en un 2% y un 6,5% respectivamente, mientras que P2 no experimentó cambios. En el grupo MAX, el PL total aumentó para P1 y P2 en 4.8% y 4.2% respectivamente, mientras que disminuyó en 0.5%, 3.4% y 5% para P3, P4 y P5 respectivamente. En el grupo MAX peri, el PL total aumentó para P1-4 en un 3.6%, 4.2%, 4.5% y 1.8% respectivamente, mientras que disminuyó en 1.2% para P5.

Los resultados de este estudio piloto muestran que el entrenamiento “diario máximo” basado en EPR y de una sola repetición puede ser una estrategia favorable para algunos levantadores de potencia principiantes e intermedios que se preparan para la competencia, mientras que puede reducir el rendimiento para otros.

Además, sugiere que el rendimiento puede ser comparable al entrenamiento periodizado tradicional durante ciclos de entrenamiento más cortos, aunque se necesita un trabajo futuro con muestras más grandes para probar más esto. El entrenamiento práctico de “máximo diario” puede ser útil para los atletas de PL que buscan mantener la fuerza durante períodos con tiempo de entrenamiento limitado disponible.

El entrenamiento de resistencia progresiva (PRT) se muestra consistentemente para mejorar la fuerza muscular en adultos mayores. La eficacia de PRT para mejorar la fatiga muscular en adultos mayores con limitaciones de movilidad demostradas sigue sin estar clara.

Se reclutó adultos mayores de movilidad limitada (Batería de rendimiento físico corto (SPPB) ≤9; 70 – 92 años de edad) para este estudio y se asignó al azar a PRT o flexibilidad domiciliaria (FLEX) 3 días / semana durante 12 semanas. Los resultados de la fatiga muscular y la fuerza se evaluaron al inicio del estudio y 12 semanas. El resultado primario fue la capacidad de par, una medida compuesta de la fuerza y ​​la fatiga, definida como la suma de pares de pico de una prueba de fatiga isocinética.

Los 70 sujetos fueron aleatorizados [media (DE) edad 78.9 (5.4) años; 60% mujeres; media (SD) SPPB 7.5 (1.6)]. En el seguimiento, el grupo de PRT mejoró significativamente en la capacidad de torque, la diferencia media entre grupos (IC 95%) 466.19 (138.4, 793.97) Nm; (p = 0,006) y resistencia máxima 127,3 (60,96, 193,61) Nm; (p = 0.0003), en comparación con FLEX. Ninguno de los grupos demostró cambios significativos en la fatiga muscular o la variabilidad del torque.

Doce semanas de PRT mejoraron la capacidad de torque, así como también la fuerza en adultos mayores con movilidad limitada. Estos resultados demuestran que la PRT mejora las discapacidades musculares relacionadas con la edad.

El estudio: Englund, D. A., Price, L. L., Grosicki, G. J., Iwai, M., Kashiwa, M., Liu, C., … & Fielding, R. A. (2018). Progressive resistance training improves torque capacity and strength in mobility-limited older adults. The Journals of Gerontology: Series A.

Durante los próximos días os avisaremos de nuevas convocatorias del curso de entrenamiento para Adultos Mayores tanto en Mallorca como en otros puntos de España y de forma online-virtual.

La participación en Crossfit ha experimentado un crecimiento exponencial. Al igual que otros deportes, es posible que una participación exitosa en Crossfit dependa de un constructo conocido como Grit (no confundir con el programa de Les Mills). Grit se considera un cuestionar aplicable a diferentes disciplinas deportivas o incluso profesionales consistente en una combinación de perseverancia de esfuerzo (PE) y consistencia de interés (IC) y se ha evaluado en otras poblaciones con la escala de Grit de 12 puntos. La capacidad de evaluar de era confiable el peso entre los participantes de Crossfit puede permitirles a los participantes y entrenadores monitorear ambos elementos de PE y CI a fin de desarrollar aún más las habilidades de participación de Crossfit.

Por lo tanto, el propósito de este estudio fue examinar la fiabilidad de la Escala de Grit de 12 puntos entre los participantes adultos de Crossfit. La Escala de Grit de 12 puntos se administró electrónicamente dos veces a 25 participantes adultos de Crossfit (mujeres: 11, hombres: 14) separadas por al menos dos semanas. Los resultados de las dos administraciones de la Grit Scale de 12 puntos se compararon con una batería de análisis estadísticos para evaluar la fiabilidad de la Grit Scale de 12 puntos. Los puntajes test-retest de 12 puntos Grit Scale fueron: 49.8 ± 5.3 y 50.2 ± 5.4.

Las estadísticas de confiabilidad junto con los límites de confianza del 90% fueron las siguientes: el coeficiente de confiabilidad entre clases fue r = 0.87 (UL: 0.94, LL: 0.73), el coeficiente de confiabilidad intraclase fue ICC = 0.91 (UL: 0.96, LL: 0.83), Error estándar de Medición (SEm) = 1.6 (UL: 2.2, LL: 1.3), Δ Significa puntajes de grano de 12 puntos = -0.3 ± 2.3 (UL: 0.6, LL: -1.2), y error típico CV% = 3.4 (UL: 4.8 , LL: 2.7). El gráfico de Bland-Altman sugirió un acuerdo entre las dos administraciones de la Escala de Grit de 12 puntos sin evidencia de heterocedasticidad. Los resultados de la Escala de Grit de 12 puntos y las subescalas variaron de confiabilidad moderadamente alta a excelente entre los participantes adultos de Crossfit.

El estudio: Cazayoux, M., Bishop, A., Navalta, J., Harris, C., Adams, K., & DeBeliso, M. (2018). THE RELIABILITY OF THE 12-ITEM GRIT SCALE AMONG CROSSFIT PARTICIPANTS. European Journal of Physical Education and Sport Science.

Link al estudio completo AQUÍ.

Enlace al GRIT Scale (en inglés) AQUÍ

Los esguinces de tobillo son lesiones musculoesqueléticas comunes y potencialmente limitantes que a menudo conducen a la inestabilidad crónica del tobillo (ICA). El ICA se ha relacionado con deficiencias en el control postural y neuromuscular; sin embargo, se ha hablado de hallazgos al menos a fecha de hoy inconsistentes. Los individuos que experimentan un esguince de tobillo lateral, pero no desarrollan inestabilidad, denominados copers, pueden adaptar diferentes estrategias de control neuromuscular después de la lesión. Este estudio tuvo como objetivo comparar el control postural y la actividad electromiográfica (EMG) de los músculos de la cadera y el tobillo durante la realización del Star Excursion Balance Test (SEBT) en sujetos con y sin ICA.

Método
48 participantes se clasificaron en tres grupos (16 de control, 16 copers, 16 ICA) según el historial de esguinces de tobillo y el puntaje de Cumberland Tobille Instability Tool. Las medidas de resultado incluyeron la distancia de alcance normalizada, el centro de presión (COP) y la activación EMG integrada de glúteo medio (Gmed), glúteo mayor (Gmax), tibial anterior (TA) y peroneo largo (PL) durante cada dirección de alcance de SEBT.

Resultados
Comparado con los copers y los controles, el grupo ICA demostró una disminución significativa del control postural (distancia de alcance y medidas de COP, p <0.05) y menor actividad EMG de AT en la dirección anterior (CAI: 33.1% ± 10.1% versus copers: 44.8% ± 12.7% versus controles: 51.7% ± 8.4%, p <0.01) y Gmax en la dirección posterolateral (CAI: 25.6% ± 9.4% versus copers: 37.5% ± 13.8% versus controles: 40.2% ± 17.2%, p = 0.011).

Conclusión
La alteración en la actividad muscular proximal y distal parece afectar negativamente el control postural y la calidad del movimiento, lo que puede conducir a deterioros funcionales prolongados. Por lo tanto, implementar ejercicios de cadera y tobillo en la rehabilitación de la inestabilidad del tobillo podría beneficiar a estos pacientes.

Este estudio comparó datos cinéticos y cinemáticos de tres sesiones diferentes de entrenamiento basado en la velocidad (VBT) y una sesión de entrenamiento porcentual máxima (1RM) de 1 repetición (PBT) utilizando como ejercicio el Back Squat de profundidad completa y peso libre con esfuerzo concéntrico máximo.

Métodos:
Quince hombres entrenados en la fuerza realizaron cuatro sesiones aleatorias de entrenamiento de la fuerza con 96 horas de diferencia: la sesión de PBT involucró cinco series de cinco repeticiones usando 80% 1RM; la sesión del perfil de velocidad de carga (LVP) contenía cinco series de cinco repeticiones con una carga que se podía ajustar para alcanzar una velocidad objetivo establecida a partir de una ecuación LVP individualizada al 80% 1RM; sets fijos 20% de pérdida de velocidad (FSVL20) sesión que consistía en cinco series al 80% 1RM pero los sets terminaban una vez que la velocidad media (MV) caía por debajo del 20% de la velocidad umbral o cuando se completaban cinco repeticiones por serie; los conjuntos de variables 20% de la sesión del umbral de pérdida de velocidad (VSVL20) comprendieron 25 repeticiones en total, pero los participantes realizaron tantas repeticiones en un conjunto como sea posible hasta que se excedió el umbral de pérdida de velocidad del 20%.

Resultados:
Cuando se promediaron en todas las repeticiones, MV y velocidad máxima (PV) fueron significativamente (p <0.05) más rápidas durante el LVP (MV: ES = 1.05; PV: ES = 1.12) y FSVL20 (MV: ES = 0.81; PV: ES = 0.98) sesiones en comparación con PBT. El tiempo medio bajo tensión (TUT) y el TUT concéntrico fueron significativamente menores durante la sesión de LVP en comparación con PBT. La sesión FSVL20 tuvo significativamente menos repeticiones, TUT total y TUT concéntrico que PBT. No se encontraron diferencias significativas para todas las otras mediciones entre cualquiera de las sesiones.

Conclusiones
VBT permite velocidades más rápidas, evita el estrés mecánico innecesario adicional pero mantiene medidas similares de fuerza y ​​potencia de salida en comparación con PBT orientado a la fuerza.

El estudio: Banyard, H. G., Tufano, J. J., Delgado, J., Thompson, S. W., & Nosaka, K. (2018). Comparison of Velocity-Based and Traditional 1RM-Percent-Based Prescription on Acute Kinetic and Kinematic Variables. International Journal of Sports Physiology and Performance, 1-28.

Esta revisión tuvo como objetivo determinar si la evaluación del número total de series es un método válido para cuantificar el volumen de entrenamiento en el contexto del entrenamiento de hipertrofia. El 18 de mayo de 2018 se realizó una búsqueda bibliográfica en 2 bases de datos (PubMed y Scopus). Después de analizar 2.585 artículos resultantes, se incluyeron los estudios que cumplían los siguientes criterios: (a) los estudios eran ensayos controlados aleatorios, (b) los estudios comparaban número total de series, rango de repetición o frecuencia de entrenamiento, (c) intervenciones que duró al menos 6 semanas, (d) sujetos tuvieron un mínimo de 1 año de experiencia en entrenamiento de resistencia, (e) edad de los sujetos de 18 a 35 años, (f) los estudios informaron cambios morfológicos a través de métodos de evaluación directa o indirecta, (g) los estudios incluyeron participantes sin afecciones médicas conocidas, y (h) los estudios se publicaron en revistas revisadas por pares. Catorce estudios cumplieron los criterios de inclusión. De acuerdo con los resultados de esta revisión, el número total de series al fallo, o cerca de, parece ser un método adecuado para cuantificar el volumen de entrenamiento cuando el rango de repetición se encuentra entre 6 y 20+ si todas las demás variables se mantienen constantes. Este enfoque requiere un mayor desarrollo para evaluar si un número específico de conjuntos es clave para inducir ganancias musculares óptimas.

Detalles que podemos encontrar más allá:

  • El propio estudio indica que si dejamos 4 repeticiones en reserva o más, la cuantificación por número de series deja de ser fiable.
  • Ciertas variables como pueden ser la intensidad podrían ser bastante relativas en algunos casos.
  • El estudio está hecho con personas experimentadas en entrenamiento y jóvenes (de 18 a 35 años), deberíamos ver qué sucede con otros perfiles de sujetos.

El estudio: Baz-Valle, E. N. E. K. O., Fontes-Villalba, M., & Santos-Concejero, J. (2018). Total Number of Sets as a Training Volume Quantification Method for Muscle Hypertrophy: A Systematic Review. Journal of strength and conditioning research.

LINK AL ESTUDIO COMPLETO