Se recomendó el entrenamiento de la fuerza abdominal antes y durante el embarazo para mejorar el parto vaginal normal al permitir una mayor fuerza necesaria para el empuje activo. Sin embargo, hasta la fecha hay poca investigación que aborde esta hipótesis.

Objetivo
Investigar si las embarazadas nulíparas que informan entrenamiento regular de fuerza abdominal antes y en dos momentos durante el embarazo tienen un riesgo reducido de cesárea, parto vaginal asistido instrumental y desgarros perineales de tercer y cuarto grado.

Métodos
Análisis de 36 124 mujeres embarazadas nulíparas que participaron en el estudio de cohorte de madres e hijos de Noruega durante el período 1999-2009 que respondieron a las preguntas sobre la exposición principal; entrenamiento regular de fuerza abdominal. Los datos sobre los resultados de parto se obtuvieron del Registro médico de nacimientos de Noruega. Se usaron análisis de regresión logística para evaluar la asociación entre la exposición y el resultado antes del embarazo y en las semanas de gestación 17 y 30.

Resultados
Entre los participantes, 66.9% informaron haber realizado ejercicios de fuerza abdominal antes del embarazo, disminuyendo a 31.2% en la semana gestacional 30. Los ratios ajustados fueron de 0.97 (IC 95% 0.79-1.19) para cesárea aguda, entre aquellos que entrenaron con la misma frecuencia antes y durante el embarazo en comparación con aquellos que nunca entrenaron. Los resultados fueron similares para el parto vaginal instrumental asistido y la rotura perineal de tercer y cuarto grado.

Conclusión
No hubo asociación entre el  entrenamiento regular de fuerza abdominal antes y durante el embarazo y los resultados de parto en esta forma de estudio prospectiva basada en la población mostrada.

El estudio: Rise, E., Bø, K., & Nystad, W. (2018). Is there any association between abdominal strength training before and during pregnancy and delivery outcome? The Norwegian Mother and Child Cohort Study. Brazilian Journal of Physical Therapy.

Atención estudiantes TAFAD, CCAFD o simplemente gente con mayor disponibilidad horaria durante el verano. Hemos creado un calendario de fechas adaptado para que puedes realizar tu formación específica y amplíes tus conocimientos teóricos y, sobre todo, prácticos en:

– Sala de Fitness.
– Entrenamiento Personal.
– Actividades Colectivas de Ac. Físico: Circuitos, AFG, HIIT, Ent. Suspensión, Movilidad, CORE, etc.
– Ciclo Indoor.

El mismo dará inicio con el inicio de Julio y podrás asistir tanto a sesiones en sábado (como los cursos que realizamos todo el año) como a otras de perfil más práctico con disponibilidad abierta en días laborables. Además, te ofrecemos el Aula Virtual SEA, con infinidad de contenido online para que puedas sacar el máximo rendimiento a tus vacaciones.

Puedes contactar con nosotros directamente por mensaje privado o por mail a baleares@sectorfitness.com y whatsapp al 605.45.42.15.

El propósito de la presente investigación fue evaluar la actividad muscular del tren inferior y los índices de activación de isquiotibiales a cuadriceps (HQ) durante la realización del Split Squat o zancada (SS), sentadilla con una sola pierna (SLS) y sentadilla dividida elevada con el pie trasero o Sentadilla Búlgar (RFESS), mientras usa la misma carga relativa y realiza los ejercicios para la falla muscular.

Once sujetos sanos, moderadamente entrenados en fuerza realizaron un conjunto máximo de 6-8 repeticiones de cada ejercicio, mientras que se registró la actividad electromiográfica (EMG) del vasto lateral, bíceps femoral, glúteo mayor y glúteo medio.

Los resultados muestran que no hubo diferencias significativas en la actividad pico EMG del glúteo mayor y el vasto lateral entre cualquiera de los ejercicios. La activación de Gluteus medius fue significativamente (p ≤ 0.05) mayor durante el SLS (81.9% de contracción isométrica voluntaria máxima [MVIC]), en comparación con la RFESS (54.9% MVIC) y SS (46.2% MVIC). La RDEE provocó mayor (p ≤ 0.05) actividad de bíceps femoral (76.1% MVIC) que SS (62.3% MVIC), así como también mayores (p ≤ 0.05) relaciones de activación de HQ (0.83) que SS (0.69) y SLS ( 0.63).

Durante el SLS y el SS, las relaciones de activación HQ aumentaron significativamente en el transcurso del conjunto máximo de repetición. En conclusión, aunque la carga absoluta difiere entre los ejercicios, se pueden esperar estímulos de entrenamiento similares para el glúteo mayor y el cuádriceps femoral para todos los ejercicios. Es probable que el SLS induzca las mayores mejoras en la fuerza del glúteo medio, mientras que la RFESS debería ser preferida si se desea una activación de los músculos isquiotibiales elevados. Para mejorar la validez en los estudios de EMG, los ejercicios de entrenamiento de fuerza se deben realizar cerca de la falla mientras se usa la misma carga relativa.

El estudio: Mausehund, L., Skard, A. E., & Krosshaug, T. (2018). Muscle Activation in Unilateral Barbell Exercises: Implications for Strength Training and Rehabilitation. The Journal of Strength & Conditioning Research.

La fuerza de la prensión es un indicador válido de un funcionamiento físico más amplio. La fuerza de agarre y el estado del peso se han asociado de forma independiente con los síntomas depresivos en los adultos mayores, pero ningún estudio ha investigado las relaciones entre los tres adultos mayores de EE. UU. Este estudio investigó la relación entre la función física y los síntomas depresivos según el estado de peso en adultos mayores de EE. UU.

Métodos
Los datos transversales se analizaron a partir de las encuestas de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2011 a 2012 y 2013 a 2014. La función física se evaluó mediante un dinamómetro de fuerza de agarre. Los síntomas depresivos se evaluaron mediante el autoinforme Patient Health Questionnaire-9. El peso se evaluó mediante el índice de masa corporal (IMC) y los participantes se clasificaron como peso normal (<25 kg / m2), sobrepeso (25 a <30 kg / m2) y obeso (≥30,0 kg / m2). Las asociaciones entre los síntomas depresivos y la fuerza de agarre manual se estimaron mediante regresiones lineales múltiples específicas de género y la regresión lineal multivariable estratificada de IMC.

Resultados
Se incluyeron un total de 2,812 adultos (54% mujeres, edad media 69,2 años, IMC medio 29,2 kg / m2). Las mujeres con síntomas depresivos moderados a severos tenían 1.60 kg (IC 95%: 0.91 a 2.30) menor fuerza de prensión en comparación con las mujeres con síntomas depresivos mínimos o nulos. No se observó tal asociación en los hombres. Entre aquellos con obesidad, los hombres (-3.72 kg, IC 95%: -7.00 a -0.43) y las mujeres (-1.83 kg, IC 95%: -2.87 a -0.78) con síntomas depresivos de moderados a severos tenían menor fuerza de agarre.

Conclusión
Entre los adultos mayores de EE. UU., Las mujeres y las personas que son obesas y deprimidas corren el mayor riesgo de deterioro en la función física

El estudio: Smith, L., White, S., Stubbs, B., Hu, L., Veronese, N., Vancampfort, D., … & Yang, L. (2018). Depressive symptoms, handgrip strength, and weight status in US older adults. Journal of Affective Disorders.

Este estudio tiene como objetivo comparar la fuerza isométrica de los abductores de cadera y los rotadores externos en atletas masculinos con y sin tendinopatía rotuliana (PT), y para examinar la correlación entre la fuerza de cadera, el dolor y las puntuaciones funcionales.

Métodos
Sesenta atletas masculinos (30 con PT y 30 controles) fueron reclutados de los equipos locales de voleibol y baloncesto. La fuerza isométrica de los abductores de cadera y los rotadores externos se cuantificó utilizando un dinamómetro manual estabilizado por correa. Este estudio utilizó la escala analógica visual (EVA) y el cuestionario del Instituto Victoriano de Evaluación Deportiva-Rótula (VISA-p) para medir la intensidad del dolor y las puntuaciones funcionales en atletas con PT, respectivamente.

Resultados
La fuerza isométrica normalizada de los abductores de cadera y los rotadores externos fue significativamente menor en el grupo PT en comparación con los controles. En sujetos con PT, la fuerza isométrica normalizada disminuyó en un 22.0% (p = 0.000) en los abductores de cadera y en un 20.0% en los rotadores externos de cadera (p = 0.004), en comparación con los controles. Se encontraron correlaciones significativas entre la fuerza isométrica normalizada de los abductores de cadera y la intensidad del dolor (r = -0,70; p <0,05) y la puntuación VISA-p (r = 0,63; p <0,05) en la pierna afectada en atletas con PT unilateral .

Conclusiones
Los atletas con PT tienen una fuerza isométrica disminuida en sus abductores de cadera y rotadores externos en comparación con los controles. En sujetos con PT unilateral, la disminución de la fuerza isométrica en los abductores de cadera se asocia con una mayor intensidad de dolor y puntuaciones funcionales más bajas. Los resultados de este estudio implicaron que la evaluación y el fortalecimiento del músculo de la cadera deberían incluirse para el reacondicionamiento y la rehabilitación en atletas con TP.

El estudio: Zhang, Z. J., Lee, W. C., Ng, G. Y. F., & Fu, S. N. (2018). Isometric strength of the hip abductors and external rotators in athletes with and without patellar tendinopathy. European Journal of Applied Physiology, 1-6.

En muchas ocasiones se han hablado de los beneficios del entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) respecto al entrenamiento continuo (MICT) especialmente en cuanto a marcadores metabólicos se refiere. Ello ha llevado a una corriente de “cardio-haters” hablando de la inutilidad que tiene la realización de entrenamiento cardiovascular de moderada intensidad. Dado que los contextos y situaciones son muy variados (por lo que ya de salida os recomendamos aplicar un tanto el sentido común en cada caso), vamos a postear una serie de estudios comparativos de ambos métodos, teniendo en cuenta los parámetros medidas, tipo de población, muestra de sujetos (en ocasiones también ínfima) con el objetivo de intentar generar un criterio, dentro de las limitaciones obvias cuando hablamos de entrenamiento individual, lo más riguroso posible.

El objetivo de este estudio piloto fue examinar la adherencia a la actividad física moderada a vigorosa (MVPA) 24 semanas después de una breve intervención de asesoramiento combinada con HIIT o MICT. Individuos con alto riesgo de diabetes tipo 2 (T2D) fueron aleatorizados a HIIT (n = 15) o MICT (n = 17) y completaron 10 sesiones de ejercicio acompañadas de una breve intervención de asesoramiento de 10 minutos durante un período de 2 semanas. Se evaluaron MVPA intencional medido objetivamente (acelerometría) y aptitud cardiorrespiratoria (VO2pico) al inicio y 24 semanas después de la intervención. La eficacia autorreguladora y la autoeficacia de la tarea se examinaron al inicio, después de la intervención y 24 semanas después de la intervención. Usando un análisis por intención de tratar, los puntajes de cambio se calcularon para HIIT y MICT y se compararon entre grupos. Las personas asignadas a HIIT aumentaron su MVPA en 53 minutos (d de Cohen = 1,52) a las 24 semanas en comparación con 19 minutos en MICT (tween = 1.96, p = .06, d = .56). Tanto HIIT como MICT aumentaron el VO2pico relativo en 2 y 1 ml/kg/min respectivamente (tweenween = 0.72, p = 0.47). Los participantes en ambos grupos aumentaron en su autorregulación y autoeficacia de tarea después de la intervención, pero ambos grupos demostraron una disminución similar a las 24 semanas. Esta intervención piloto fue exitosa en aumentar y mantener el MVPA de vida libre durante un período de 24 semanas en individuos en alto riesgo de T2D.

La especulación de que HIIT es inapropiado o inalcanzable para personas con sobrepeso con alto riesgo de T2D puede ser infundada.

El estudio: Locke, S. R., Bourne, J. E., Beauchamp, M. R., Little, J. P., Barry, J., Singer, J., & Jung, M. E. (2018). High-Intensity Interval or Continuous-Moderate Exercise: A 24-Week Pilot Trial. Medicine and science in sports and exercise.

Este seminario presencial sirve para formar a técnicos e instructores de salas de fitness en las materias que componen el programa de actividad física y salud en la Tercera Edad y que permitan conocer las características de esta población especial. Finalmente se debe cumplir con el objetivo de saber desarrollar un programa de actividades que mejore la salud y bienestar la persona mayor, haciendo especial hincapié en las últimas tendencias y hallazgos encontrados en entrenamiento de fuerza, cardiovascular y adaptación a patologías.

El mismo se realizará en las instalaciones del Nou Olimpic Palma (Calle Reina María Cristina 10 bajos) de 9.30 de la mañana a 14.00 del mediodía. Además, los asistentes tendrán acceso a material complementario de utilidad tanto para añadir más información de interés como para la obtención de herramientas prácticas en su día a día.

ÍNDICE.

1. INTRODUCCIÓN A LA ACTIVIDAD FÍSICA PARA MAYORES
2. BENEFICIOS DEL EJERCICIO FÍSICO EN LA TERCERA EDAD

  • Entrenamiento de Fuerza.
  • Entrenamiento Cardiovascular.
  • Adaptaciones biomecánicas del ejercicio..
  • Otras herramientas.

3. LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO MÉTODO PREVENTIVO
4. CLASIFICACIÓN DE ADULTOS MAYORES

  • Patologías más comunes.
  • Factores de Consideración.
  • Herramientas de Valoración y Seguimiento.

PRECIOS:

  • Alumnos SEA, TAFAD y CCAFD: 29€ inscribiéndose antes del 07 de Junio.
  • Inscripción individual: 39€ por persona.
*

Estudios recientes han sugerido que la composición corporal es clave para la salud y la enfermedad. Primero, el tejido adiposo es un órgano metabólico y endocrino complejo, esencial y altamente activo que responde a las señales aferentes de los sistemas hormonales tradicionales y del sistema nervioso central, pero también expresa y secreta factores con importantes funciones endocrinas, metabólicas e inmunes. En segundo lugar, la masa de músculo esquelético es un importante predictor de salud en la vida adulta, mientras que la pérdida severa de masa se ha asociado con la fragilidad de la vejez. Los estudios han demostrado que el músculo esquelético es también un órgano endocrino importante que secreta factores con acciones autocrinas, paracrinas o endocrinas, que se han asociado con procesos inflamatorios. En tercer lugar, el hueso también es un regulador endocrino sistémico que desempeña un papel fundamental en la salud y la enfermedad. Finalmente, la debida hidratación en humanos ha sido descuidada como un factor de salud, especialmente en adultos. El estrés crónico y la hipersecreción de la hormona del estrés, solos o asociados con distintos trastornos, como ansiedad, depresión, obesidad, síndrome metabólico, trastornos autoinmunes, diabetes mellitus tipo 2 y síndrome de ovario poliquístico (SOP), se han asociado con manifestaciones psicológicas y somáticas, típicamente , aumento de la masa grasa, osteosarcopenia / fragilidad, deshidratación celular e inflamación crónica sistémica. Esta revisión tiene como objetivo proporcionar nuevos conocimientos sobre el concepto recientemente desarrollado de la obesidad osteosarcopénica relacionada con el estrés y su prevención.

El estudio: Stefanaki, C., Pervanidou, P., Boschiero, D., & Chrousos, G. P. (2018). Chronic stress and body composition disorders: implications for health and disease. Hormones, 1-11.

A estas alturas creo que ya resulta redundante hablar de la necesidad del entrenamiento orientado a la fuerza en adultos mayores (bueno, y en todas las edades). Sin embargo, debemos ser conscientes de las limitaciones, ya no sólo biomecánicas y fisiológicas de los mayores, sino incluso de ciertos prejuicios personales y sociales.

Ello hace que debamos buscar alternativas intentando aproximarnos lo máximo posible a lo que podríamos considerar estímulos adecuados, trabajando la fuerza en sesiones colectivas o instalaciones alternativas a la sala de máquinas. Una de estas opciones puede ser el entrenamiento en suspensión (popularizado en los últimos años por la marca TRX a nivel mundial), aunque debemos ser conscientes de ciertas precauciones al respecto.

Veamos en primer lugar qué dice el estudio publicado hace apenas unos días por Campa et cols.

EL ESTUDIO: Campa, F., Silva, A. M., & Toselli, S. (2018). Changes in Phase Angle and Handgrip Strength Induced by Suspension training in Older Women. International journal of sports medicine.

Este estudio tuvo como objetivo presentar un programa de entrenamiento con ejercicios de suspensión adecuado para adultos mayores y para verificar el efecto de 12 semanas de entrenamiento sobre la fuerza de agarre (HS) y los parámetros de impedancia antropométrica y bioeléctrica en adultos mayores. Treinta mujeres mayores (66,1 ± 4,7 años, IMC 30,6 ± 5,3 kg / m2) fueron asignadas aleatoriamente a uno de dos grupos: un grupo de entrenamiento (TG, n = 15) o un grupo de control (CG, n = 15). El TG participó en un programa de entrenamiento de suspensión de 12 semanas, mientras que el CG mantuvo sus hábitos de actividad física normales durante la duración del estudio. Los parámetros antropométricos, de impedancia bioeléctrica y de resistencia se evaluaron antes y después del período de intervención. Hubo una interacción significativa grupo por tiempo (p <0.05) para tríceps, bíceps, pliegue cutáneo subescapular, porcentaje de masa grasa, ángulo de fase (PhA), resistencia, reactancia, resistencia específica, reactancia específica y HS, con mejoras significativas en el TG después del período de intervención (p <0.05) incluso después de ajustar por edad e IMC. Los resultados sugieren que el entrenamiento de suspensión promueve aumentos en PhA y HS en mujeres mayores.

Aunque ya conocíamos la utilidad del entrenamiento en suspensión como alternativa para el entrenamiento de fuerza, no sólo hay que penar en parámetros como la intensidad, sino también en los correspondientes a la peculiaridad del suspensor como superficie inestable. Por lo tanto, de forma generar podemos pensar en algunas recomendaciones básicas a la hora de trabajar con mayores:

  • Evitar ejercicios que generen situaciones de inestabilidad, especialmente en aquellos movimientos donde el cliente tenga limitaciones a nivel de equilibrio.
  • Buscar alternativas en situaciones estables (p.ej: suelo o pared) en ejercicios que se deban realizar con en ángulo hacia el tendido prono al ser poco eficientes en cuanto a estímulo/tensión lumbar se refiere (McGill, 2014).

REFERENCIA:

McGill, S. M., Cannon, J., & Andersen, J. T. (2014). Analysis of pushing exercises: Muscle activity and spine load while contrasting techniques on stable surfaces with a labile suspension strap training system. The Journal of Strength & Conditioning Research28(1), 105-116.

En este análisis de corte transversal de un conjunto de datos a escala poblacional de 110.067 individuos (un volumen que ya de por sí quisiera la práctica mayoría de estudios científicos sobre entrenamiento hoy día), la fuerza de agarre se asoció significativamente con los 5 dominios de la cognición en personas con depresión mayor y en controles sanos, independientemente de factores de confusión. Asociaciones similares, pero en menor medida, se observaron en aquellos con trastorno bipolar.

La fuerza de agarre (Handgrip) se asocia a la cognición total en individuos con y sin depresión mayor; la función muscular puede proporcionar un elemento válido para evaluar el deterioro neurocognitivo y presentar un nuevo resultado intervencionista para enfocarse en la mejoría cognitiva.

 

EL ESTUDIO: 

Firth, J., Firth, J. A., Stubbs, B., Vancampfort, D., Schuch, F. B., Hallgren, M., … & Sarris, J. (2018). Association Between Muscular Strength and Cognition in People With Major Depression or Bipolar Disorder and Healthy Controls. JAMA Psychiatry.

En un estudio poblacional multicéntrico realizado entre el 13 de febrero de 2005 y el 1 de octubre de 2010 en el Reino Unido, se realizó un análisis transversal de los datos de referencia de 110.067 participantes en el Biobanco del Reino Unido. El análisis de los datos se realizó entre el 3 de agosto y el 18 de agosto de 2017. Las invitaciones se enviaron por correo a aproximadamente 9.2 millones de hogares en el Reino Unido, reclutando 502.664 adultos, todos con edades comprendidas entre 37 y 73 años. Se usaron medidas validadas clínicamente para identificar a las personas con depresión recurrente importante (moderada o grave) o trastorno bipolar (tipo I o tipo II) y controles sanos (sin indicación de trastornos del estado de ánimo presentes o previos).

Se usó un dinamómetro para medir la función muscular. El funcionamiento cognitivo se evaluó utilizando tareas computarizadas de tiempo de reacción, memoria visual, memoria de números, razonamiento y memoria prospectiva. Los modelos mixtos lineales generalizados evaluaron la asociación entre la fuerza de la empuñadura y el rendimiento cognitivo, controlando por edad, nivel educativo, sexo, peso corporal y región geográfica.

Resultados De los 110067 participantes, los análisis incluyeron 22.699 individuos con depresión mayor (edad media [95% rango], 55.5 [41-68] años, 7936 [35.0%] hombres), 1475 con trastorno bipolar (edad, 54.4 [41] -68] años; 748 [50,7%] hombres) y 85893 controles sanos (edad, 53,7 [41-69] años; 43000 [50,0%] hombres). En aquellos con depresión mayor, se encontraron asociaciones positivas significativas (P <.001) entre la fuerza máxima de la empuñadura y el rendimiento mejorado en las 5 tareas cognitivas, incluida la memoria visual (coeficiente, -0.146; SE, 0.014), tiempo de reacción (coeficiente, – 0.036; SE, 0.002), razonamiento (coeficiente, 0.213; SE, 0.02), memoria numérica (coeficiente, 0.160; SE, 0.023) y memoria prospectiva (coeficiente, 0.341; SE, 0.024). Se encontraron resultados similares en controles sanos. Entre los participantes con trastorno bipolar, la fuerza de la empuñadura se asoció positivamente con una mejor memoria visual (coeficiente, -0.129, SE, 0.052, P = .01), tiempo de reacción (coeficiente, -0.047, SE, 0.007; P <.001), prospectivo memoria (coeficiente, 0.262; SE, 0.088; P = .003) y razonamiento (coeficiente, 0.354; SE, 0.08; P <.001).

Conclusiones y relevancia La fuerza de agarre puede proporcionar un indicador útil de deterioro cognitivo en personas con depresión mayor y trastorno bipolar. Las investigaciones futuras deberían investigar la causalidad, evaluar las implicaciones funcionales de la fuerza de agarre en poblaciones psiquiátricas, y examinar cómo las intervenciones para mejorar la aptitud muscular afectan el estado neurocognitivo y el funcionamiento socio-laboral.