Variabilidad del pulso cardíaco y su relación con la Actividad Física. Adam Virgile.

Compártelo con tus compañeros!

La variabilidad de la Frecuencia Cardíaca (HRV) se ha convertido en apenas un par de años en uno de los elementos más sorprendentes tanto en su propio concepto en sí como en las aplicaciones directas que tiene en el campo de la Actividad Física. Sin embargo (empezando por propiamente un servidor) tampoco acaba de quedar muy clara la aplicación ni la forma de utilizar la misma con nuestros clientes, por lo que hemos optado por contar con la colaboración de Adam Virgile y la traducción de un blog de gran calidad que realizó hace apenas unos días.

Post Original: ShakeBot

VARIABILIDAD DE LA FRECUENCIA CARDÍACA (VFC) EN EL DEPORTE: UNA REVISIÓN DE LA INVESTIGACIÓN

La mayoría de los atletas y profesionales de ciencias del deporte entienden la importancia de la recuperación después del ejercicio, que se define como el retorno de la homeostasis del cuerpo después del entrenamiento hasta el preentrenamiento o aproximación a los niveles previos al entrenamiento [28].

La recuperación implica descansar adecuadamente entre las sesiones de entrenamiento (o competición, lógicamente) para permitir que el cuerpo se recupere y fortalezca en preparación para la sesión posterior. El rendimiento atlético óptimo es compatible cuando se permite la recuperación al estado de pre-entrenamiento o cerca de los niveles previos al entrenamiento. Si la recuperación es insuficiente, se debe esperar un límite-obstáculo en la adaptación fisiológica y un rendimiento atlético reducido [29, 55-57]. La recuperación juega un papel importante en la minimización de los efectos negativos del entrenamiento (fatiga) a la vez que conserva el efecto positivo (mejor estado físico / fuerza / rendimiento). Si la recuperación no se controla después del ejercicio, la fatiga puede acumularse y volverse excesiva, lo que resulta en un rendimiento atlético reducido y, potencialmente, una caída en el síndrome de sobreentrenamiento. En su esencia, el síndrome de sobreentrenamiento se caracteriza por una combinación de sobrecarga excesiva en el estrés del entrenamiento y una recuperación inadecuada, lo que lleva a la fatiga y la disminución del rendimiento [30]. La variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) es un método no invasivo que se cree que proporciona datos valiosos sobre la recuperación y los cambios de adaptación fisiológica que se producen en respuesta a la actividad física. El uso de HRV como una herramienta de monitoreo para estos propósitos será discutido en las siguientes secciones.

VARIABILIDAD DE FRECUENCIA CARDÍACA (HRV) Y SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO (ANS)

La variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) implica la medición de la variación en el tiempo entre latidos cardíacos individuales durante ciclos cardíacos consecutivos, que pueden estimar el nivel de actividad del sistema nervioso autónomo (SNA, también conocido como neurovegetativo o visceral) de una persona, [1]. El ANS trabaja para mantener la homeostasis durante y después del ejercicio; el examen de la respuesta ANS a los cambios en el estrés del entrenamiento puede indicar la capacidad del cuerpo para tolerar o adaptarse a un estímulo de ejercicio [2, 3]. El ANS controla la función cardiovascular a través de la modulación simpática y parasimpática [4]. Dado que este equilibrio simpático-parasimpático controlado por ANS puede alterarse tras los cambios en el estrés de entrenamiento [5, 6], se han utilizado índices de monitorización de la VFC (estimación indirecta de la función ANS) para comprender mejor la adaptación / inadaptación del entrenamiento en atletas [7-11 ] De hecho, HRV ha demostrado ser un predictor válido y confiable de la función ANS [22]. La gestión eficaz del estrés de entrenamiento a través de la monitorización de la VFC puede mejorar la periodización del entrenamiento, lo que puede mejorar el rendimiento atlético. La VFC se ha recogido en diversos momentos dentro de un día (después del ejercicio, en la noche, al despertar, etc.); los datos descritos se enfocarán en los estudios donde se recolectó la VFC al despertar o en reposo antes del ejercicio.

LOS AUMENTOS SON MEJORES?

En general, un aumento en la HRV indica una adaptación de entrenamiento beneficiosa y un mejor estado de recuperación, mientras que una reducción en la HRV refleja el estrés y un peor estado de recuperación. Se han reportado disminuciones agudas en la HRV después del entrenamiento de resistencia intenso [12, 26], entrenamiento de fuerza [13], entrenamiento combinado [14], entrenamiento deportivo específico [15-19] y competición [20, 21]. Dados estos informes, y otros, se piensa comúnmente que la baja HRV brinda un reflejo de la fatiga aguda por el entrenamiento o la propia competición. Por ejemplo, se observó una reducción de la HRV en los remeros de élite durante un período intensivo de entrenamiento de 26 semanas previo a los Juegos Olímpicos de 2012 [12]. En los levantadores de pesas masculinos de élite con más de 6 años de participación en competiciones nacionales o internacionales, la HRV disminuyó después del entrenamiento, seguido de un retorno al estado inicial después de que se dio el tiempo para la recuperación [13]. La combinación de bajo HRV y alta carga de entrenamiento agudo se asoció con un mayor riesgo de lesiones en los atletas CrossFit [14]. El HRV se correlacionó negativamente con la carga de entrenamiento en jugadores de fútbol de la División I de la NCAA, y los jugadores más grandes experimentaron mayores reducciones de HRV durante el entrenamiento intensificado que sus contrapartes más pequeñas [15]. En las jugadoras universitarias de fútbol, ​​una menor capacidad física y una mayor fatiga percibida se asociaron con una disminución de la HRV [18]. Los nadadores de la División I de la NCAA también exhibieron HRV reducida y percepción de bienestar durante dos semanas de entrenamiento de sobrecarga. Las calificaciones de bienestar y HRV aumentaron nuevamente a los niveles basales durante las siguientes dos semanas de reducción progresiva (es decir, entrenamiento no intensificado) lo que condujo a una competencia de campeonato [19]. En un metanálisis reciente y una revisión sistemática, las mejoras en el rendimiento deportivo se asociaron con aumentos concurrentes en las medidas de la VFC en reposo [9]. Los autores sugieren que estos aumentos observados se vieron facilitados por las adaptaciones positivas al entrenamiento y la modulación asociada de la FC parasimpática [9].

DESCUBRIENDO EL HRV: ¿LAS DISMINUCIONES SON MEJORES?

Aunque el aumento de la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) generalmente se relaciona con una mejor recuperación y rendimiento, este no es siempre el caso [23, 24, 28, 31-33]. En los atletas de resistencia de élite, la disminución del rendimiento en una prueba de ejercicio incremental máxima se asoció con valores de HRV semanales aumentados después de un período de sobrecarga de 3 semanas [24]. Se realizó un pequeño estudio interesante sobre 3 jugadores de tenis de alto nivel [23]. Después de un período de sobrecarga de 30 días, la HRV se redujo, como se esperaba, pero también se observaron mejoras en la capacidad aeróbica (VO2max), el salto en una sola pierna y el rendimiento del índice de caída de caída [23]. En las luchadoras de élite, los investigadores pudieron identificar a los atletas que estaban excesivamente entrenados (el estado de fatiga que precede al sobreentrenamiento) y sobre entrenados (es decir, fatigados en exceso) utilizando las mediciones de HRV [31]. Sin embargo, los factores de identificación para la extralimitación y el sobreentrenamiento incluyeron tanto aumentos como disminuciones en diversos índices de VFC [31]. Estaba claro que los períodos de entrenamiento excesivo y de recuperación inadecuada daban como resultado un desequilibrio de ANS, pero dado que las drásticas perturbaciones de HRV se desplazaron en cualquier dirección, es difícil descifrar la aplicación práctica de los resultados. Además, ha habido informes de que los cambios en la VFC no ocurren en atletas sobreentrenados con entrenamiento a corto plazo (6 días) o períodos de sobreentrenamiento a largo plazo (6 meses) [32, 33].

AÑADIENDO COMPLEJIDAD: LA VARIACIÓN INTER E INTRAPERSONAL

Existe una variabilidad extrema en las respuestas de VFC entre individuos, lo que puede contribuir a la variación de los resultados basados ​​en la cohorte [39, 40]. Por ejemplo, se observaron diferencias sustanciales entre los remeros de clase mundial [39], y también entre los lanzadores de béisbol profesionales [40]. Además del acondicionamiento deportivo, la edad, el sexo y la etnia son factores que contribuyen a las diferentes respuestas de HRV entre las personas [42-45].

Además, parece que la forma en que las respuestas de HRV de un individuo cambian con el tiempo están influenciadas por ciertos factores, como la intensidad del entrenamiento y la masa corporal. La investigación apoya que los cambios de hrv intraindividuales son mucho más sensibles durante los períodos de entrenamiento intensificado, en comparación con los valores iniciales. La variación de las respuestas de HRV intraindividuales aumentó durante los períodos de entrenamiento más intensos en equipos de jugadores de fútbol y nadadores de la División I de la NCAA, y en un pequeño estudio de caso de atletas de resistencia de élite [8, 15, 16, 19]. También se observaron relaciones significativas entre la variedad de respuesta de HRV individual y la masa corporal en el mismo grupo de jugadores de fútbol de la División I de la NCAA [15, 16]. Las respuestas de HRV son sensibles incluso a pequeños cambios en el estrés psicológico [46-48, 54], el estado emocional y de atención [46, 49, 50, 54] y la ansiedad [51-54], lo que aumenta la complejidad de la interpretación del VFC individual del atleta.

Tratar de determinar si la HRV aumenta o disminuye son “mejores” me recuerda a esta gran escena de Billy Madison.

EVIDENCIA DE ENTRENAMIENTO PRESCRITO POR HRV

Existe evidencia de que la manipulación de variables de entrenamiento basadas en la HRV puede ser una estrategia efectiva para mantener o mejorar el rendimiento deportivo. Algunos estudios investigaron la capacitación guiada por VFC versus la capacitación planificada previamente. En el entrenamiento guiado por HRV, si la HRV del atleta es normal o mayor de lo normal, se le prescribirá una sesión de entrenamiento intenso, pero si la HRV del atleta es inferior a lo normal, se le prescribirá una sesión de baja intensidad. Con entrenamiento planeado previamente, los atletas realizaron los programas según lo prescrito, independientemente del estado de HRV. Se observaron resultados positivos con el entrenamiento guiado por HRV, en comparación con el entrenamiento planeado previamente [25, 27], pero las diferencias en uno de estos estudios no fueron estadísticamente significativas [27]. Un grupo separado de investigadores redujo la intensidad del ejercicio cuando se observó una reducción de la HRV del atleta [6, 26]. La modulación de la intensidad del ejercicio basada en la HRV mantuvo los niveles de aptitud en comparación con los grupos de control, lo que indica la utilidad potencial del uso de la VFC en los atletas [6, 28]. Además, un grupo de esquiadores de élite nórdicos se benefició recientemente del entrenamiento guiado por HRV [41].

APLICABILIDAD Y CONCLUSIÓN

La variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) es un indicador válido y fiable de la función del sistema nervioso autónomo (SNA), que indica el estado de la homeostasis corporal [22]. Aunque la investigación aún es reciente, parece que, con mayor probabilidad que no, la disminución de la HRV representa un cambio hacia la dominancia simpática, lo que indica un mayor estrés de entrenamiento y un peor estado de recuperación [12-21, 27]. Múltiples estudios han encontrado cambios en la VFC desde la dominancia vagal hasta la dominancia simpática cuando los atletas se entrenan en exceso [34-36]. Sin embargo, los resultados son mixtos [23, 24, 28, 31-33]. Aunque las empresas han trabajado arduamente para hacer que la HRV sea accesible a través de aplicaciones móviles [37], la validez de usar tales dispositivos para la monitorización de la HRV se considera cuestionable [38]. Ha habido una variación extraordinaria en la metodología utilizada para cuantificar las respuestas de HRV en la investigación hasta el momento, incluidas las diferencias en el posicionamiento del atleta durante la medición, duración y hora del día, haciendo que la aplicación práctica sea difícil de soportar, actualmente [6, 28].

Si bien el monitoreo de la HRV se está volviendo cada vez más atractivo debido a la creciente disponibilidad de tecnología capaz de medirlo [28], su aplicación más allá de los escenarios de investigación es tema de debate. El análisis de HRV puede ser un método económico, rápido y no invasivo para monitorear la recuperación del ejercicio y la preparación para entrenar. Sin embargo, dada la escasez de investigación y la variación en las metodologías utilizadas para evaluar la HRV en la mañana y antes del ejercicio como una herramienta de monitoreo de atletas hasta la fecha, no recomendaría la prescripción de recomendaciones de entrenamiento basadas únicamente en los análisis de HRV, en este momento. Si / cuando la HRV se utiliza en conjunto con otros índices recopilados para determinar la recuperación del atleta o el estado de adaptación fisiológica, la interpretación de los resultados debe integrarse y analizarse cuidadosa y cautelosamente.

Reference

  1. Malik, M., 1996. Heart rate variability. Annals of Noninvasive Electrocardiology, 1(2), pp.151-181.
  2. Borresen, J. and Lambert, M.I., 2008. Autonomic control of heart rate during and after exercise. Sports medicine, 38(8), pp.633-646.
  3. Aubert, A.E., Seps, B. and Beckers, F., 2003. Heart rate variability in athletes. Sports medicine, 33(12), pp.889-919.
  4. Robinson, B.F., Epstein, S.E., Beiser, G.D. and Braunwald, E., 1966. Control of heart rate by the autonomic nervous system: studies in man on the interrelation between baroreceptor mechanisms and exercise. Circulation Research, 19(2), pp.400-411.
  5. Pichot, V., Busso, T., Roche, F., Garet, M., Costes, F., Duverney, D., Lacour, J.R. and Barthélémy, J.C., 2002. Autonomic adaptations to intensive and overload training periods: a laboratory study. Medicine and science in sports and exercise, 34(10), pp.1660-1666.
  6. Pichot, V., Roche, F., Gaspoz, J.M., Enjolras, F., Antoniadis, A., Minini, P., Costes, F., Busso, T., Lacour, J.R. and Barthelemy, J.C., 2000. Relation between heart rate variability and training load in middle-distance runners. Medicine and science in sports and exercise, 32(10), pp.1729-1736.
  7. Oliveira, R.S., Leicht, A.S., Bishop, D., Barbero-Alvarez, J.C. and Nakamura, F.Y., 2013. Seasonal changes in physical performance and heart rate variability in high level futsal players. International journal of sports medicine, 34, pp.424-430.
  8. Plews, D.J., Laursen, P.B., Kilding, A.E. and Buchheit, M., 2012. Heart rate variability in elite triathletes, is variation in variability the key to effective training? A case comparison. European journal of applied physiology, 112(11), pp.3729-3741.
  9. Bellenger, C.R., Fuller, J.T., Thomson, R.L., Davison, K., Robertson, E.Y. and Buckley, J.D., 2016. Monitoring athletic training status through autonomic heart rate regulation: a systematic review and meta-analysis. Sports Medicine, 46(10), pp.1461-1486.
  10. Flatt, A.A., Esco, M.R., Allen, J.R., Robinson, J.B., Bragg, A., Keith, C.M., Fedewa, M.V. and Earley, R.L., 2018. Cardiac-Autonomic Responses to In-Season Training Among Division-1 College Football Players. Journal of strength and conditioning research.
  11. Williams, S., Booton, T., Watson, M., Rowland, D. and Altini, M., 2017. Heart Rate Variability is a Moderating Factor in the Workload-Injury Relationship of Competitive CrossFit™ Athletes. Journal of sports science & medicine, 16(4), p.443.
  12. Plews, D.J., Laursen, P.B., Kilding, A.E., and Buchheit, M. (2014). “Heart Rate Variability and Training Intensity Distribution in Elite Rowers.” International Journal of Sports Physiology and Performance.
  13. Chen, J.L., Yeh, D.P., Lee, J.P., Chen, C.Y., Huang, C.Y., Lee, S.D., and Kuo, C.H. (2011). “Parasympathetic nervous activity mirrors recovery status in weightlifting performance after training.” The Journal of Strength & Conditioning Research, 25(6), 1546-1552.
  14. Williams, S., Booton, T., Watson, M., Rowland, D. and Altini, M., 2017. Heart Rate Variability is a Moderating Factor in the Workload-Injury Relationship of Competitive CrossFit™ Athletes. Journal of sports science & medicine, 16(4), p.443.
  15. Flatt, A.A., Esco, M.R., Allen, J.R., Robinson, J.B., Earley, R.L., Fedewa, M.V., Bragg, A., Keith, C.M. and Wingo, J.E., 2017. HEART RATE VARIABILITY AND TRAINING LOAD AMONG NCAA DIVISION-1 COLLEGE FOOTBALL PLAYERS THROUGHOUT SPRING CAMP.
  16. Stanley, J, Peake, JM and Buchheit, M. Cardiac parasympathetic reactivation following exercise: implications for training prescription. Sports Med 43: 1259-1277, 2013
  17. Vilamitjana, J.J., Lentini, N.A., Pérez-Júnior, M.F. and Verde, P.E., 2014. Heart rate variability as biomarker of training load in professional soccer players. Medicine Science in Sports and Exercise, 46(5), pp.1-7.
  18. Flatt, A.A., Esco, M.R., Nakamura, F.Y. and Plews, D.J., 2016. Interpreting daily heart rate variability changes in collegiate female soccer players. J Sports Med Physical Fitness.
  19. Flatt, A.A., Hornikel, B. and Esco, M.R., 2017. Heart rate variability and psychometric responses to overload and tapering in collegiate sprint-swimmers. Journal of science and medicine in sport20(6), pp.606-610.
  20. Edmonds, R.C., Sinclair, W.H., and Leicht, A.S. (2012). “The effect of weekly training and a game on heart rate variability in elite youth Rugby League players.”
  21. Bricout, V.A., DeChenaud, S. and Favre-Juvin, A., 2010. Analyses of heart rate variability in young soccer players: the effects of sport activity. Autonomic Neuroscience: Basic and Clinical, 154(1), pp.112-116.
  22. Risk, M., Bril, V., Broadbridge, C. and Cohen, A., 2001. Heart rate variability measurement in diabetic neuropathy: review of methods. Diabetes technology & therapeutics, 3(1), pp.63-76.
  23. Thiel, C., Vogt, L., Bürklein, M., Rosenhagen, A., Hübscher, M. and Banzer, W., 2011. Functional overreaching during preparation training of elite tennis professionals. Journal of human kinetics, 28, pp.79-89.
  24. Le Meur, Y., Pichon, A., Schaal, K., Schmitt, L., Louis, J., Gueneron, J., Vidal, P.P. and Hausswirth, C., 2013. Evidence of parasympathetic hyperactivity in functionally overreached athletes. Medicine & Science in Sports & Exercise, 45(11), pp.2061-2071.
  25. Kiviniemi, A.M., Hautala, A.J., Kinnunen, H. and Tulppo, M.P., 2007. Endurance training guided individually by daily heart rate variability measurements. European journal of applied physiology, 101(6), pp.743-751.
  26. Pichot, V., Busso, T., Roche, F., Garet, M., Costes, F., Duverney, D., Lacour, J.R. and Barthélémy, J.C., 2002. Autonomic adaptations to intensive and overload training periods: a laboratory study. Medicine and science in sports and exercise, 34(10), pp.1660-1666.
  27. Kiviniemi, A.M., Hautala, A.J., Kinnunen, H., Nissilä, J., Virtanen, P., Karjalainen, J. and Tulppo, M.P., 2010. Daily exercise prescription on the basis of HR variability among men and women. Medicine and science in sports and exercise, 42(7), pp.1355-1363.
  28. Makivić, B., Nikić Djordjević, M. and Willis, M.S., 2013. Heart Rate Variability (HRV) as a Tool for Diagnostic and Monitoring Performance in Sport and Physical Activities. Journal of Exercise Physiology online, 16(3).
  29. Johnston, R.D., Gibson, N.V., Twist, C., Gabbett, T.J., MacNay, S.A. and MacFarlane, N.G., 2013. Physiological responses to an intensified period of rugby league competition. The Journal of Strength & Conditioning Research27(3), pp.643-654.
  30. Meeusen, R., Duclos, M., Foster, C., Fry, A., Gleeson, M., Nieman, D., Raglin, J., Rietjens, G., Steinacker, J. and Urhausen, A., 2013. Prevention, diagnosis, and treatment of the overtraining syndrome: joint consensus statement of the European College of Sport Science and the American College of Sports Medicine. Medicine and science in sports and exercise, 45(1), pp.186-205.
  31. Tian, Y., He, Z.H., Zhao, J.X., Tao, D.L., Xu, K.Y., Earnest, C.P. and Mc Naughton, L.R., 2013. Heart rate variability threshold values for early-warning nonfunctional overreaching in elite female wrestlers. The Journal of strength & conditioning research, 27(6), pp.1511-1519.
  32. Hedelin R, Kentta G, Wiklund U, Bjerle P, Henriksson-Larsen K. Short-term overtraining: effects on performance, circulatory responses, and heart rate variability. Med Sci Sports Exerc. 2000;32(8):1480-1484.
  33. Hynynen E, Uusitalo A, Konttinen N, Rusko H. Heart rate variability during night sleep and after awakening in overtrained athletes. Med Sci Sports Exerc. 2006; 38(2):313-317.
  34. Hottenrott, K., Hoos, O. and Esperer, H.D., 2006. Heart rate variability and physical exercise. Current status. Herz, 31(6), pp.544-552.
  35. Mourot, L., Bouhaddi, M., Perrey, S., Cappelle, S., Henriet, M.T., Wolf, J.P., Rouillon, J.D. and Regnard, J., 2004. Decrease in heart rate variability with overtraining: assessment by the Poincare plot analysis. Clinical physiology and functional imaging, 24(1), pp.10-18.
  36. Uusitalo AL, Uusitalo AJ, Rusko HK. Heart rate and blood pressure variability during heavy training and overtraining in the female athlete. Inter J Sports Med. 2000;21(1):45-53.
  37. Perrotta, A.S., Jeklin, A.T., Hives, B.A., Meanwell, L.E. and Warburton, D.E., 2017. Validity of the Elite HRV Smartphone Application for Examining Heart Rate Variability in a Field-Based Setting. The Journal of Strength & Conditioning Research, 31(8), pp.2296-2302.
  38. de Andrade Pereira, R. and Silva, A.S., 2017. Request for Clarification. The Journal of Strength & Conditioning Research, 31(10), p.e84.
  39. Plews, D.J., Laursen, P.B. and Buchheit, M., 2017. Day-to-Day Heart-Rate Variability Recordings in World-Champion Rowers: Appreciating Unique Athlete Characteristics. International journal of sports physiology and performance12(5), pp.697-703.
  40. Cornell, D.J., Paxson, J.L., Caplinger, R.A., Seligman, J.R., Davis, N.A. and Ebersole, K.T., 2017. Resting heart rate variability among professional baseball starting pitchers. The Journal of Strength & Conditioning Research31(3), pp.575-581.
  41. Schmitt, L., Willis, S.J., Fardel, A., Coulmy, N. and Millet, G.P., 2018. Live high–train low guided by daily heart rate variability in elite Nordic-skiers. European journal of applied physiology118(2), pp.419-428.
  42. Sammito, S. and Böckelmann, I., 2016, May. Factors influencing heart rate variability. In International Cardiovascular Forum Journal (Vol. 6).
  43. Fatisson, J., Oswald, V. and Lalonde, F., 2016. Influence diagram of physiological and environmental factors affecting heart rate variability: an extended literature overview. Heart international11(1), p.e32.
  44. Tulppo, M.P., Mäkikallio, T.H., Seppänen, T., Laukkanen, R.T. and Huikuri, H.V., 1998. Vagal modulation of heart rate during exercise: effects of age and physical fitness. American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology274(2), pp.H424-H429.
  45. Berkoff, D.J., Cairns, C.B., Sanchez, L.D. and Moorman III, C.T., 2007. Heart rate variability in elite American track-and-field athletes. Journal of strength and conditioning research21(1), p.227.
  46. Thayer, J.F. and Lane, R.D., 2000. A model of neurovisceral integration in emotion regulation and dysregulation. Journal of affective disorders61(3), pp.201-216.
  47. Lane, R.D., McRae, K., Reiman, E.M., Chen, K., Ahern, G.L. and Thayer, J.F., 2009. Neural correlates of heart rate variability during emotion. Neuroimage44(1), pp.213-222.
  48. Allen, J.J., Chambers, A.S. and Towers, D.N., 2007. The many metrics of cardiac chronotropy: A pragmatic primer and a brief comparison of metrics. Biological psychology74(2), pp.243-262.
  49. Porges, S.W., 2001. The polyvagal theory: phylogenetic substrates of a social nervous system. International Journal of Psychophysiology42(2), pp.123-146.
  50. Friedman, B.H., 2007. An autonomic flexibility–neurovisceral integration model of anxiety and cardiac vagal tone. Biological psychology74(2), pp.185-199.
  51. Cervantes Blásquez, J.C., Rodas Font, G. and Capdevila Ortís, L., 2009. Heart-rate variability and precompetitive anxiety in swimmers. Psicothema21(4).
  52. Morales, J., Garcia, V., García-Massó, X., Salvá, P. and Escobar, R., 2013. The use of heart rate variability in assessing precompetitive stress in high-standard judo athletes. International journal of sports medicine34(02), pp.144-151.
  53. Mateo, M., Blasco-Lafarga, C., Martínez-Navarro, I., Guzmán, J.F. and Zabala, M., 2012. Heart rate variability and pre-competitive anxiety in BMX discipline. European journal of applied physiology112(1), pp.113-123.
  54. Silva, V.P., Oliveira, N.A., Silveira, H., Mello, R.G.T. and Deslandes, A.C., 2015. Heart rate variability indexes as a marker of chronic adaptation in athletes: a systematic review. Annals of Noninvasive Electrocardiology20(2), pp.108-118.
  55. Malone, S., Owen, A., Newton, M., Mendes, B., Tiernan, L., Hughes, B. and Collins, K., 2018. Wellbeing perception and the impact on external training output among elite soccer players. Journal of science and medicine in sport21(1), pp.29-34.
  56. Hills, S.P. and Rogerson, D., 2018. Associations between self-reported wellbeing and neuromuscular performance during a professional Rugby Union season. Journal of strength and conditioning research.
  57. Freitas, V.H., Nakamura, F.Y., Miloski, B., Samulski, D. and Bara-Filho, M.G., 2014. Sensitivity of physiological and psychological markers to training load intensification in volleyball players. Journal of sports science & medicine13(3), p.571.
Facebook Comments
(Visited 41 times, 1 visits today)