El HIIT podría moderar el apetito en adolescentes obesos.

Compártelo con tus compañeros!

El ejercicio de intervalo de alta intensidad (HIIT) actualmente es recomendado por su efecto beneficioso sobre la composición corporal y la salud cardio-metabólica en niños y adolescentes con obesidad; sin embargo, su impacto en el control del apetito y la ingesta de alimentos sigue siendo desconocido. El objetivo del presente estudio fue examinar el efecto de una sola sesión de HIIE sobre la ingesta energética posterior, los sentimientos de apetito y la recompensa de alimentos en adolescentes con obesidad.

Métodos
Utilizando un diseño cruzado aleatorizado, la ingesta de energía ad libitum, el apetito subjetivo y la recompensa de alimentos se examinaron en 33 adolescentes con obesidad (13,0 (± 0,9) años) después de un ejercicio de intervalo agudo de alta intensidad (HIIE) versus una condición de reposo (CON). Las ingestas absolutas y relativas de energía se midieron a partir de una comida de almuerzo ad libitum 30 minutos después del ejercicio o el descanso. La recompensa de alimentos se evaluó mediante el Cuestionario de preferencia de alimentos de Leeds antes y después de la comida de prueba. Los sentimientos del apetito se evaluaron usando escalas analógicas visuales a intervalos regulares a lo largo del día.

Resultados
El consumo de alimento ad libitum se redujo significativamente después de HIIT (comida del almuerzo: -7 (± 23,7)%; p = .014 y todo el día: -4 (± 14,7)%; p = .044), a pesar de las sensaciones de apetito sin cambios. También se encontró que HIIT disminuía la recompensa alimenticia ad libitum en adolescentes con obesidad: preferencia relativa de grasa (de 3.3 (± 9.5) a 0.1 (± 8.0); p = .03), preferencia relativa de sabor dulce (de -0.8 (± 13.9) ) a -5.0 (± 11.8); p = .02) y el deseo implícito de grasa (de 22.3 (± 55.7) a -13.2 (± 58.5); p = .01) se redujeron significativamente en respuesta a la comida ad libitum en HIIT. Al considerar el grado de obesidad, parece que los adolescentes con mayor IMC y mayor porcentaje de masa grasa mostraron una mayor reducción de la ingesta de alimentos en respuesta a HIIT (-21 (± 15)% para el tercer tercil IMC versus + 8 (± 30)% para el primer tercil de IMC p = .004; -15 (± 21)% para el tercer tercil de masa de grasa versus + 8 (± 28)% para el primer tercil de masa de grasa p = .017).

Conclusión
Una sola sesión de HIIT resultó en una menor ingesta calórica y necesidad de recompensa basada en alimentos en adolescentes con obesidad. Nuestros resultados también parecen indicar que estas respuestas nutricionales dependen del grado de obesidad de los adolescentes con un mayor efecto anorexígeno observado con mayor obesidad.

En todo momento debemos ver la respuesta individual de la persona a la que entrenemos y, sobre todo en casos de adolescentes obesos que resultarán sedentarios en la práctica mayoría de casos, comprobar si el entrenamiento HIIT genera una adhesión válida a medio y largo plazo. Eso sí, podemos comprobar de cada vez más los interesantes resultados que produce esta modalidad en diferentes marcadores y aspectos más allá del gasto calórico per se.

El estudio: Miguet, M., Fillon, A., Khammassi, M., Masurier, J., Julian, V., Pereira, B., … & Finlayson, G. (2018). Appetite, energy intake and food reward responses to an acute High Intensity Interval Exercise in adolescents with obesity. Physiology & behavior.

Facebook Comments
(Visited 16 times, 1 visits today)