¿Y si no quema tantas calorías el HIIT, para qué me sirve? Cap. I

Compártelo con tus compañeros!

Tal y como decíamos hace apenas un par de días, existe una tendencia a sobrevalorar el gasto calórico total de una sesión de HIIT y sí, incluyendo también el consumo de oxígeno posterior. Pero… ¿Esto implica que el HIIT no de grandes resultados como forma de entrenamiento cardiovascular? Para nada. De hecho, aunque tampoco hay que ser un “cardio-hater” y despreciar el entrenamiento continuo, tenemos que ver que el entrenamiento interválico genera beneficios importantes en muchos aspectos fisiológicos. El primero de ellos, una mayor oxidación de las grasas (FOx) en la actividad física en general.

¿Qué quiere decir esto? Pues si yo mejoro mi “FOx”, en proporción oxidaré más grasa que azúcares cuando por ejemplo haga ejercicio cardiovascular continuo (paseando, trotando, en clases…). Este aspecto, medible a fecha de hoy mediante la valoración del Cociente Respiratorio resulta de gran interés ya que existe cierta correlación entre el FOx y la composición corporal. Para entendernos, podemos decir que uno de los aspectos principales de la acumulación de grasa en el sujeto sobrepeso-obeso consiste precisamente en no utilizar la misma como sustrato energético, al menos en la proporción que debiera.

Pues bien, parece ser que, aunque no lo podemos decir de forma universal (ahora comentaremos por qué) ni como una panacea-producto milagro, sí existen indicios manifiestos de la utilidad del HIIT para mejorar este FOx. Eso sí parece que:

– Existen sujetos “non responders” que apenas generan adaptaciones mediante estímulos como el HIIT.
– Es útil tanto para hombres como para mujeres.
– La mejora del FOx es mayor en protocolos HIIT que en protocolos SIT (Sprint Interval Training).
– No encontramos estudios que comprueben qué sucede con el FOx en reposo. Este dato sería interesantísimo especialmente en sujetos obesos.

Así que, sin entrar en aspectos excesivamente técnicos, podemos considerar al HIIT por este y otros motivos que iremos enumerando, un modo de entrenamiento muy útil para el control de peso más allá del gasto calórico generado.

El estudio: Astorino, T. A., & Schubert, M. M. (2017). Changes in fat oxidation in response to various regimes of high intensity interval training (HIIT). European Journal of Applied Physiology, 1-13.

Facebook Comments
noviembre 21, 2017

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *